Washington. El presidente Trump recuerda una anécdota ocurrida a mediados de la década de 1960.

Una tarde regresó a casa para leer informes sobre el costo de trapeadores y pintura, ya que se preparaba para trabajar en el negocio inmobiliario familiar.

En casa, Donald se encontró a su hermano Fred Jr. leyendo libros sobre aviación, pues su sueño era convertirse en un piloto de la compañía TWA. “Vamos, Freddy, ¿qué estás haciendo?”, le preguntó Donald. “Estás perdiendo el tiempo”.

Las mismas palabras se las decía su padre. No quería que se convirtiera en un “chofer del cielo”.

El sueño que tuvo Fred Trump Jr. de volar para TWA terminó. Descendió al alcoholismo y murió a los 42 años, en 1981.

En una entrevista con The Washington Post, Trump compartió la información más completa que ha dado sobre la vida de su hermano.

“Lamento haberlo presionado”, dijo Trump. Dirigir el negocio familiar “era algo que nunca iba a querer. Simplemente no era lo suyo”. Había una especie de doble presión sobre él “por parte de su hermano y su padre”.

Vergüenza por la adicción

Jack O’Donnell, un exejecutivo del casino Trump que luego dirigió un centro de tratamiento de adicciones en Arizona, dijo que el presidente aún no ha asimilado la muerte de su hermano.

“Siempre ha sido un episodio oscuro de la familia y un tema del que no quería hablar”, dijo O’Donnell. “Generalmente hay mucha vergüenza en torno a la adicción que tuvo su hermano, lo cual es triste. Creo que toda la familia Trump sufre una gran vergüenza y un trauma no resuelto por la muerte de Fred Jr.”.

Amigos de Freddy, como lo conocían, dijeron en entrevistas que él era lo opuesto a Donald Trump: de voz suave, juguetón y, a menudo, bromista.

Los niños de la familia Trump crecieron en Queens, y finalmente se mudaron a una casa en Jamaica Estates. Freddy tomaba el tren para ir a St. Paul’s, una escuela secundaria episcopal en Garden City, Nueva York, y su padre esperaba que fuera aceptado en la Facultad de Finanzas de Wharton en la Universidad de Pensilvania. Pero Fred Jr. no entró, y en su lugar fue a la Universidad de Lehigh en 1956, Donald, su hermano, tenía 10 años.

Alto, rubio y guapo como una estrella de cine, se lo consideraba el más bromista del campus.

“Todos los años llegaba a la universidad con un Corvette nuevo”, dijo su amigo Ira Jay Kirschner. “Era una persona amante de la diversión que disfrutaba la vida”.

Después de graduarse en 1960, Fred conoció a la azafata Linda Lee Clapp. Se casaron en 1962.

La pareja vivía en Nueva York, donde Fred Jr. cedió a la presión para entrar en el negocio inmobiliario familiar. Pero pronto se peleó con su padre por decisiones aparentemente insignificantes, como cuánto gastar en ventanas.

Bob Dedman, compañero de Fred Jr. en la escuela de vuelo TWA, dijo que Freddy era “el caballero más amable que conocerás. Su problema era la bebida”.

Fred Jr. fue despedido de la aerolínea TWA después de un período de prueba de un año. “Su bebida se interpuso en el camino de su vuelo”, comenta Bob Kavula, vicepresidente de la asociación de pilotos jubilados de TWA.