Washington. Los casos de sarampión en Estados Unidos han superado el número más alto registrado desde que se eliminó la enfermedad en el país en el año 2000.

A nivel nacional, se han reportado 695 casos de la enfermedad prevenible por vacunación, en 22 estados este año, de acuerdo con una declaración del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés). La cifra es superior a los 667 casos reportados en el 2014, cuando un brote de consideración, principalmente entre personas no vacunadas en las comunidades amish en Ohio, sorprendió al país.

“Estados Unidos está viendo un resurgimiento del sarampión (...) No es una enfermedad infantil inofensiva, sino una enfermedad altamente contagiosa y potencialmente mortal”, declaró el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar.

Los brotes en el estado de Nueva York se encuentran entre los más duraderos desde el 2000. “Mientras más tiempo continúen estos brotes, mayor será la posibilidad de que el sarampión vuelva a tener una presencia sostenida en EU”, informó el CDC.

Los brotes están vinculados a los viajeros que trajeron el sarampión de países como Israel, Ucrania y Filipinas.

Además de Nueva York, algunos estados afectados son Arizona, California, Colorado, Connecticut, Florida, Georgia, Illinois, Indiana, Iowa, Kentucky, Maryland, Massachusetts, Michigan, Missouri, Nevada, New Hampshire, New Jersey, Oregon, Texas, y Washington.