Tegucigalpa.- El Partido Nacional de Honduras (PNH) aceptó el martes su derrota en los comicios presidenciales del domingo, dijo una figura de alto rango del partido gobernante, dejando a la candidata izquierdista Xiomara Castro lista para convertirse en la primera mujer al frente del país centroamericano.

En declaraciones a la emisora hondureña Radio América, el secretario ejecutivo del PNH, Kilvett Bertrand, señaló que la fuerza gobernante reconoció la victoria a Castro, de 62 años, y que devolverá el poder a la izquierda en el país tras el golpe de Estado que derrocó a su esposo, Manuel Zelaya, en 2009.

Bertrand agregó que su candidato, Nasry Asfura, pronto realizará una conferencia de prensa para confirmar que el período de 12 años del PNH en el poder llegó a su fin.

"A la base del Partido Nacional le decimos, con la frente en alto, vamos a ser un partido de oposición", manifestó Bertrand a Radio América.

Castro ha acumulado una ventaja de casi 20 puntos porcentuales sobre Asfura. Con poco más del 52% de los votos contados, el martes por la tarde, la exprimera dama tenía el 53.5% de apoyo frente al 34% de Asfura.

La concesión formal pondrá fin a un período turbulento bajo el conservador Partido Nacional, que ha sido perseguido por escándalos y acusaciones de corrupción, especialmente durante los dos mandatos del presidente saliente Juan Orlando Hernández.

El actual mandatario es profundamente impopular y ha estado implicado en un caso de tráfico de drogas en un tribunal federal de Estados Unidos. Él niega haber cometido irregularidades, pero podría enfrentarse a una acusación formal cuando deje el cargo.

Castro ya había proclamado una "victoria rotunda en todo el país" y sus seguidores bailaron, vitorearon y ondearon banderas en previsión de la partida de Hernández.

Primeros desafíos

La candidata enfrenta grandes desafíos en Honduras, donde el desempleo, el crimen, la corrupción y la amenaza de las pandillas han ayudado a impulsar una migración récord hacia Estados Unidos.

Licenciada en administración de empresas, Castro logró una sólida actuación en las elecciones del domingo a pesar de los hallazgos de la misión de observación de la Unión Europea (UE) de que el Partido Nacional habría utilizado recursos estatales para impulsar su campaña.

La transmisión fluida de los resultados tempranos de las elecciones ha contribuido a la transparencia y la confianza, dijo la misión de la UE. No obstante, criticó la violencia política preelectoral y el "abuso de los recursos estatales", como un aumento en la entrega de vales de asistencia social.

"Los medios estatales favorecieron visiblemente al partido gobernante y a su candidato presidencial", dijo la jefa de la misión, Željana Zovko.

Durante las últimas 24 horas también hubo una prolongada demora en la actualización de los resultados, lo que avivó el suspenso en todo el país.

La demora evocó recuerdos de las elecciones generales de 2017, cuando la ventaja del candidato de oposición comenzó a evaporarse repentinamente después de que el árbitro electoral reiniciara el conteo tras una larga suspensión.

Esa interrupción dio lugar a acusaciones de fraude y protestas, pero esta vez no ha habido disturbios, con los votantes tranquilizados por la amplia ventaja de Castro.

El equipo de Castro ya se está preparando para el gobierno que empieza a fines de enero. Hugo Noé, jefe de la plataforma de políticas de la campaña, dijo a Reuters que buscará negociar un nuevo acuerdo de deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) una vez que asuman la presidencia.