Washington. Estados Unidos impuso el día de ayer sanciones económicas a cuatro funcionarios nicaragüenses cercanos al presidente, Daniel Ortega, entre ellos su hija Camila Antonia Ortega Murillo, luego de una serie de arrestos de opositores denunciados por Washington.

Las medidas punitivas alcanzan "a cuatro personas que apoyan al régimen de Ortega, un régimen que ha socavado la democracia, abusado de los derechos humanos de la población civil, promulgado leyes represivas con graves consecuencias económicas e intentado silenciar a los medios informativos independientes", dijo el Departamento del Tesoro en un comunicado.

Una vez más Daniel Ortega y su esposa y cogobernante, Rosario Murillo, lograron llamar la atención internacional con sus acciones desmedidas contra todo aquel que represente para ellos una amenaza a su poder absoluto en Nicaragua.

El régimen Ortega-Murillo ha detenido en los últimos siete días a cuatro aspirantes presidenciales y dos opositores destacados. Julie J. Chung, alta funcionaria de Estados Unidos, subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, no ha cesado de pronunciarse contra los actos represivos del orteguismo.

La noche del pasado martes que hubo una redada de arrestos, Chung exigió “una respuesta internacional urgente” a través de Twittter.

Por otra parte, organizaciones de nicaragüenses exiliados están impulsando acciones para presionar a la comunidad internacionales. El organismo Iniciativa por el Cambio, que integra la exiliada y exdiputada opositora,

Graciela Zambrana, dirigió el día de ayer una carta a los representantes permanentes de países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), para recordarles el vencimiento del plazo de mayo de 2021, que demandaba a Ortega hacer cambios en el sistema electoral antes del inicio del proceso electoral.