Imagínese viajar de Nueva York a Londres en menos de una hora.

El X-51A Waverider, el último intento militar del vuelo hipersónico, puede llevar a Estados Unidos un paso más cerca a que se vuelva una realidad la duración de éste viaje imaginario.

El Waverider es un avión a reacción de ariete o ramjet de combustión supersónica creado para, como su nombre indica, montar sobre su propia onda de choque para alcanzar velocidades de hasta Mach 6. El vehículo no está tripulado y es autónomo, de acuerdo con hoja de datos de la Fuerza Aérea. La nave casi sin alas, que asemeja a un tiburón, no es un prototipo de un sistema de armas. Pero la tecnología podría ofrecer avances relacionados con los viajes espaciales, las armas hipersónicas, vigilancia y reconocimiento, y podría dar a Estados Unidos la oportunidad de agudizar su ventaja competitiva cuando se trata de recopilar inteligencia.

La nave también introduce un nuevo tipo de sistema de protección térmica y utiliza tejas aislantes diseñadas por Boeing que son similares a las utilizadas en los transbordadores espaciales de la NASA. Sin embargo, El aspecto más novedoso del Waverider, es su motor -un motor "scramjet" que funciona con combustible JP-7. El motor de combustión quema oxígeno en la atmósfera, eliminando la necesidad de grandes depósitos de combustible. El motor en el Waverider fue diseñado por Pratt & Whitney Rocketdyne, mientras que la tecnología del escudo térmico ha sido diseñada por Boeing.