Quito. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, pudo anunciar la buena nueva a 48 horas de que aterrice el papa Francisco en Bogotá, en medio de la división que ha provocado el acuerdo de paz con la antigua guerrilla izquierdista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ahora reconvertidas en un partido político.

Exactamente cinco años después de que anunciamos el acuerdo marco con las FARC que nos condujo a la paz con esa organización guerrillera, vamos a firmar en Quito, después de intensas negociaciones, un acuerdo para declarar un cese el fuego y de hostilidades bilateral con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) , dijo Santos en una declaración desde la sede presidencial.

Entrará a regir el próximo 1 de octubre. Tendrá una vigencia inicial de 102 días, es decir, irá hasta el 12 de enero del próximo año y se irán renovando en la medida en que se cumpla y se avance en las negociaciones , explicó.

Es la primera vez en más de medio siglo de violenta confrontación que la guerrilla del ELN, integrada por unos 2,000 combatientes, acuerda un cese bilateral con una administración colombiana.

El gobierno de Colombia y el grupo guerrillero comenzaron en febrero una negociación de paz en Quito después de más de tres años de conversaciones exploratorias en las que se definió una agenda.