El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el lunes que estaría dispuesto a reunirse con los líderes de Irán sin condiciones para discutir cómo mejorar los vínculos después de que retiró a Estados Unidos de un pacto nuclear que buscaba limitar las ambiciones de la república islámica en esa área.

Al ser consultado durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca si había posibilidades de que se reúna con el presidente de Irán, Hassan Rouhani, Trump dijo que lo haría con cualquier persona.

"Creo en los encuentros", especialmente en los casos en los en que una guerra está en juego.

En respuesta, Irán dijo que el camino de regreso a las conversaciones era que Estados Unidos vuelva al acuerdo nuclear entre Irán y seis grandes potencias, el que Trump abandonó en mayo.

"Respetar los derechos de la nación iraní, reducir las hostilidades y volver al acuerdo nuclear son pasos que se pueden dar para allanar el accidentado camino de las conversaciones entre Irán y Estados Unidos", tuiteó el martes Hamid Aboutalebi, un asesor de Rouhani.

Washington busca obligar a Teherán a poner fin a su programa nuclear y que deje de apoyar a grupos militantes en Medio Oriente, como las guerras en Yemen y Siria.

Irán y otros signatarios del acuerdo nuclear han estado trabajando para encontrar una forma de salvarlo, pese a que Estados Unidos ha comenzado a reimponer algunas sanciones contra Teherán.

Ningún presidente de Estados Unidos se ha reunido con un líder iraní desde la ruptura de relaciones diplomáticas con Teherán un año después de la revolución de 1979 que derrocó al Sha, un aliado de Washington.

La Casa Blanca aclaró que la posible voluntad de Trump de reunirse con su par iraní no cambia la decisión del Gobierno de endurecer las sanciones y la retórica contra Teherán con el objetivo declarado de "buscar cambios en el comportamiento del gobierno iraní".