El cadáver descuartizado de un fiscal fue localizado en el norte de Guatemala, un día después de que fuera secuestrado, en un nuevo crimen atribuido a Los Zetas, el mismo que asesinó y decapitó a 27 labriegos en una finca el 14 de mayo, informó la Fiscalía.

"La persona asesinada es el auxiliar fiscal Allan Stowlinsky Vidaurre, quien ayer fue secuestrado. El participó en las pesquisas para capturar al presunto líder de Los Zetas, Hugo Gómez, alias el comandante Bruja", indicó una fuente de la Fiscalía.

El hecho ocurrió en la ciudad de Cobán, cabecera del departamento de Alta Verapaz, unos 230 km al norte de la capital, y los asesinos dejaron un mensaje en el que se atribuyen el crimen, agregó la fuente.

El texto, dejado junto a trozos del cadáver del fiscal, está firmado por Z200 , la misma célula del cartel mexicano que es responsabilizada por las autoridades guatemaltecas de la matanza de 27 labriegos en el departamento norteño de Petén, vecino a Alta Verapaz y fronterizo con México.

"Seguro que es una venganza por la nota que apareció allí", dijo el presidente Alvaro Colom en rueda de prensa.

Los restos del fiscal fueron repartidos en cinco bolsas plásticas, algunas de las cuales fueron abandonadas fuera del edificio de la Gobernación Departamental en Cobán y otras en un mercado. Stowlinsky había sido secuestrado la noche del lunes cuando iba a recoger a su hijo en un centro deportivo de Cobán.

Colom decretó en diciembre pasado un estado de sitio en Alta Veparaz, que rigió un mes, para combatir a Los Zetas, que operaban impunemente en esa región.

DOCH