Barcelona. La Fiscalía Superior de Cataluña abrió una investigación contra la policía regional, los Mossos d’Esquadra, acusada por una asociación de actuar de forma “arbitraria” contra los ciudadanos que retiran los símbolos independentistas omnipresentes en el espacio público de esa región española.

Desde el encarcelamiento y el exilio voluntario de los dirigentes que lideraron el intento de secesión del 2017, los independentistas llenaron calles, plazas, puentes, playas, carreteras e incluso monumentos históricos de la región de lazos amarillos para reclamar su liberación, lo cual ha provocado acusaciones de monopolizar el espacio público y el surgimiento de grupos dedicados a retirar estos símbolos que ha desembocado en enfrentamientos con los separatistas.

A principios de agosto la policía regional, dependiente del gobierno independentista catalán, detuvo a un unionista acusándolo de amenazar a dos personas con un cuchillo, y hace una semana identificaron a un grupo de personas que retiraban lazos amarillos en el sur de Cataluña con cúteres.

Estas acciones provocaron una denuncia de una asociación antiindependentista ante la fiscalía, acusando al cuerpo policial de actuar de forma “arbitraria” y “discriminatoria” contra las personas que retiran lazos y no contra aquellas que las ponen.

La fiscalía de la región pidió a los Mossos d’Esquadra que identifiquen a los agentes que llevaron a cabo esa acción y pidió explicaciones sobre “las pautas o criterios de actuación seguidos (...) con relación a eventuales actuaciones de retirada de simbología partidista o reivindicativa de la vía pública”.

El presidente catalán Quim Torra, quien había pedido a la policía actuar contra “los grupos agresivos que quieren asustar a los activistas por la libertad”, aseguró que los agentes se limitaban a hacer su trabajo ante “un grupo que actúa de noche, encapuchados y con armas blancas”, en referencia a los cúteres.