El exasesor de Seguridad Nacional, Tom Bossert, considero hoy que la orden ejecutiva del presidente Donald Trump para frenar la separación de familias migrantes no “sobrevivirá a tres semanas” al enfrentar retos legales que la atajarán.

En declaraciones al programa "This Week” de la cadena de televisión ABC, Bossert explicó que la orden que Trump firmó el miércoles pasado, choca con un fallo emitido en 2015 por la Corte Federal de Apelaciones del Noveno Circuito, que indica incluso que el detener a familias juntas era inhumano.

“La orden ejecutiva que el presidente puso para tratar de arreglar este problema va a precipitarse en la juez del Noveno Circuito que decidió en 2015 que incluso la detención con los padres es inhumana", dijo Bossert, quien colaboró con la administración Trump hasta abril pasado.

"Consideró inhumana la política del presidente (Barack) Obama de detener a niños y padres juntos", indicó el exfuncionario.

"No hay forma de que esta orden ejecutiva sobreviva al primer contacto, porque su punto de vista sobre (el decreto) del presidente Trump será más severo", señaló.

Bossert, dijo además que Estados Unidos carece actualmente de la capacidad para mantener detenidos a todos los inmigrantes que arresta en la frontera, separados o con sus familias.

Aseguró que, bajo las actuales leyes, “este país no tiene elección más que el detener y liberar a los inmigrantes”.

Trump se vio forzado por la presión publica nacional e internacional a emitir el pasado miércoles una orden ejecutiva para frenar la separación de niños de padres migrantes detenidos cómo consecuencia de la aplicación de su política de tolerancia cero bajo, la cual se detiene y enjuicia a todo adulto que cruza ilegalmente la frontera.

La orden permite que la mayoría de las familias sean detenidas juntas, sin embargo, según la ley actual, el gobierno federal tiene prohibido mantener a los niños en centros de detención de inmigrantes por más de tres semanas.

ABC informó que se tienen reportes de que los congresistas republicanos se están preparando para votar sobre un limitado proyecto de ley de inmigración que permitiría a los niños migrantes permanecer en centros de detención con sus padres durante más de 20 días.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ya solicitó a una Corte Federal que modifique el límite de 20 días, conocido como el acuerdo de Flores.