Decenas de personas abandonaron el miércoles 9 de diciembre la última zona en manos de los insurgentes en la ciudad siria de Homs bajo un inusual acuerdo de paz entre el Gobierno y los rebeldes, dijo un grupo que supervisa el conflicto.

NOTICIA: Intereses regionales por encima de los globales, en nuevo mapa económico

Tres autobuses que transportaban personas han abandonado el distrito previamente sitiado de Waer, dijo el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Se espera que alrededor de 750 personas salgan durante el día de las zonas controladas por los rebeldes en las provincias de Hama e Idlib.

NOTICIA: El conflicto de Siria es la causa

La prioridad para dejar el lugar lo tendrán mujeres, niños y personas heridas, dijo el director del Observatorio, Rami Abdulrahman, citando fuentes en terreno. Pero la evacuación también incluirá a decenas de combatientes que rechazan la tregua, sostuvo, entre ellos miembros del brazo de Al Qaeda en Siria, el Frente Al-Nusra.

Homs fue el centro de la revuelta contra el presidente sirio, Bashar al-Assad, que comenzó en 2011. Después de ser sitiado por el Gobierno durante dos años, una anterior tregua permitió un retiro de los insurgentes de la ciudad vieja. Sin embargo, Waer y otras áreas quedaron en manos de los insurgentes.

NOTICIA: El tablero estratégico en el Medio Oriente, escenario de sorpresas

Naciones Unidas está supervisando la implementación del acuerdo, pactado directamente entre las partes. Diplomáticos dicen que un alto al fuego entre grupos locales podría ser la forma más efectiva de llevar la paz a un país destrozado por el conflicto durante casi cinco años.

rarl