Armas, vehículos, sueldos de empleados, videos de propaganda, viajes internacionales... todas estas cosas cuestan dinero. Los recientes ataques terroristas en París, que el Estado Islámico ha reclamado como propios, sugieren que la organización terrorista no tiene problemas de financiación. David Cohen, subsecretario del Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financiera, describió en octubre al Estado Islámico como probablemente la organización terrorista mejor financiada a la que hemos enfrentado . Grandes bolsillos han permitido al grupo llevar a cabo campañas mortales en Irak, Siria y otros países.

¿De dónde consigue el Estado Islámico todo este dinero? Los métodos de financiación del grupo son muy diferentes a los de otras organizaciones terroristas. A diferencia de otros grupos, que se financian principalmente a través de donantes ricos, el Estado Islámico ha utilizado su control sobre un territorio que es aproximadamente del tamaño del Reino Unido y el hogar de millones de personas para desarrollar canales de ingresos diversificados que lo vuelven más resistente a las ofensivas de Estados Unidos.

NOTICIA: Hollande promete destruir al Estado Islámico

Normalmente, los esfuerzos estadounidenses para cortar la financiación de los terroristas se centran en el seguimiento y detención del flujo de fondos a través del sistema internacional. Desde el 11 de septiembre del 2001, Estados Unidos, otros países y organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional y las Naciones Unidas han puesto en marcha iniciativas para detectar y detener el flujo de fondos a los terroristas. Los líderes del G20 emitió un comunicado el 14 de noviembre pidiendo una mejor coordinación para cortar los canales de financiación terrorista, incluyendo el intercambio de información y la congelación de sus activos.

Mientras que el Departamento del Tesoro dice que estos esfuerzos han roto redes terroristas y salvado vidas, el Estado Islámico es un animal diferente; a menudo evita las finanzas internacionales y prefiere generar y gastar fondos dentro de su propio territorio o a lo largo de sus fronteras inmediatas. En cuanto a la interrupción de los ingresos que genera ISIS de la extorsión y otras actividades criminales locales, reconocemos que las herramientas del Tesoro no son especialmente adecuadas para la tarea , dijo David Cohen en octubre.

Los cálculos de la cantidad precisa que el Estado Islámico gana de estas actividades tienden a variar mucho y fluctúan con el tiempo, pero lo cierto es que el grupo está muy diversificado, lo que significa que si una fuente de financiamiento se apaga el grupo puede recurrir a otras para generar ingresos. Sus principales métodos de generación de dinero parecen ser la venta de petróleo y antigüedades, así como los impuestos y la extorsión. Y los recursos financieros del grupo han crecido rápidamente, ya que ha capturado más territorio y sus respectivos recursos. Según las estimaciones de Rand Corporation, los ingresos totales del Estado Islámico se elevaron de un poco menos de 1 millón de dólares por mes a finales del 2008 y principios del 2009 a quizás de 1 a 3 millones por día en el 2014.

NOTICIA: Túnez detiene a 30 personas; identifica atacante suicida

El Estado Islámico tiene otros gastos, además del costo de llevar a cabo ataques terroristas y hacer la guerra. El grupo terrorista dirige escuelas, una policía religiosa, comedores, un sistema judicial islámico e incluso una autoridad de protección al consumidor. Según se informa, paga a sus combatientes más o menos 400 dólares al mes, lo cual es más de lo que el gobierno iraquí ofrece a algunos miembros de su personal. El Estado Islámico establece y aprueba los presupuestos anuales y se utiliza una figura parecida a la de un agente financiero para administrar sus cuentas. También es exigente acerca de la documentación de un retorno de la inversión para sus financiadores. El Estado Islámico ha establecido un banco central e incluso ha planeado acuñar su propia moneda, aunque en la práctica el grupo generalmente utiliza la moneda local, como el dinar iraquí y la lira turca.

Su control de un territorio extenso, obviamente, le da al Estado Islámico una valiosa fuente de financiación y flexibilidad. Algunos funcionarios de Estados Unidos han argumentado que tener territorio también puede ser visto como una debilidad para el grupo. El mantenimiento de un estado de 8 a 10 millones de personas, que libran la guerra en torno a sus fronteras, y la financiación y la realización de ataques internacionales son tareas costosas y difíciles. Sin fondos suficientes para prestar servicios a la población local, las personas en el territorio del Estado Islámico podrían volverse contra el grupo, lo que provocó una reacción violenta que podría poner fin a su control del poder. Además, los informes de territorio en poder del grupo pintan un cuadro de una sociedad brutal de dos niveles, en el que los terroristas y sus familias viven bien y la mayoría de los demás sufren. Bajo esta presión, la economía lucha por funcionar, dejando al Estado Islámico con cada vez menos que gravar y menos que vender.

NOTICIA: "Estamos dispuestos a cooperar" contra el EI: Putin a Hollande

Como otros autores han señalado, considerado como un estado, ISIS parece bastante pobre, con un presupuesto más o menos a la par de Afganistán o la República Democrática del Congo. Pero considerada como una organización terrorista, se percibe rica y diversificada. A continuación presentamos 11 formas en que el Estado Islámico gana sus ingresos:

Petróleo

Los campos de petróleo que ha capturado en Siria e Irak han sido una importante fuente de financiación para ISIS. Aunque es relativamente fácil para Estados Unidos y otros países evitar las exportaciones a gran escala de petróleo desde el territorio del Estado Islámico, es mucho más difícil controlar el comercio de petróleo en el mercado negro, que al parecer florece a lo largo de las fronteras del territorio controlado por el grupo y sus alrededores.

El Estado Islámico refina petróleo principalmente en pequeñas refinerías móviles, luego lo despacha en camiones a la frontera con Turquía, donde los corredores de petróleo y comerciantes compran o hacen trueque por él. Debido a que el comercio es ilegal, el petróleo se vende con un gran descuento que puede fluctuar salvajemente. Los contrabandistas utilizan los informes y servicios de mensajería móvil como WhatsApp para coordinar el intercambio de productos. Algunos comerciantes incluso han estado vendiendo el petróleo del Estado Islámico de nuevo al régimen de Bashar al-Assad, contra quien el Estado Islámico está luchando en Siria, según el Boston Globe.

NOTICIA: Hacemos lo posible para evitar atentados en EU: Obama

Las ventas de petróleo inicialmente proporcionaron gran parte de los ingresos del Estado Islámico, pero han disminuido desde que Estados Unidos y otros países lanzaron una amplia campaña de ataques aéreos contra las instalaciones de petróleo y gas del grupo, de acuerdo con un informe del Servicio de Investigación del Congreso en abril. En octubre del 2014, Estados Unidos reportó haber destruido aproximadamente la mitad de la capacidad de refinación del grupo. El gobierno de Estados Unidos también ha tratado de identificar a los corredores de petróleo y animar a Turquía para reprimir el contrabando en su frontera.

Los ingresos del petróleo y el gas del Estado Islámico también han sufrido debido a que los ingenieros y otros expertos técnicos necesarios para hacer estos productos han huido de la zona o han sido asesinados. El grupo terrorista ha estado tratando de reclutar gente capacitada, como muestra una grabación hecha por el líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, haciendo un llamado a científicos, ingenieros, médicos y personas con experiencia administrativa en julio del 2014.

El secuestro extorsivo

Un informe de la ONU de octubre del 2014 citó estimaciones de que el Estado Islámico había generado de 35 a 45 millones de dólares en el año anterior únicamente a través de secuestro extorsivo.

Estados Unidos y el Reino Unido han tratado de limitar este canal financiero, por lo que es ilegal pagar rescates a organizaciones terroristas. La política puede parecer muy insensible a las familias afectadas por el secuestro, pero las autoridades sostienen que es necesario para desalentar a los terroristas a tomar rehenes estadounidenses y británicos. El Estado Islámico también genera una cantidad significativa de ingresos de secuestros extorsivos en sus propias comunidades; los actos tienden a no ser denunciados en la prensa internacional.

Donantes adinerados

Si bien el Estado Islámico no es financiado principalmente por donantes ricos, en comparación con otras organizaciones terroristas, estas contribuciones siguen siendo una fuente importante de ingresos.

Algunos cálculos dicen que el Estado Islámico recibió hasta 40 millones de dólares entre el 2013 y el 2014 de hombres de negocios, familias adineradas y otros donantes en Arabia Saudita, Qatar, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos. Muchos de estos donantes de élite eligen financiar al Estado Islámico a causa del miedo y la animosidad a Irán y al presidente sirio, Bashar al-Assad. Un informe de la Brookings Institution del 2013 observó que los donantes en Kuwait canalizaron cientos de millones de dólares a varios grupos rebeldes sirios.

Después de que la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, y otros en la comunidad internacional criticaron a estos países por la financiación de los terroristas, Arabia Saudita criminalizó el apoyo financiero para el Estado islámico, Al Qaeda y otras organizaciones en el 2013. Emiratos Árabes Unidos también parece haber logrado avances en limitar la financiación del terrorismo, según Brookings. Sin embargo, otros canales de financiación, entre ellos organizaciones benéficas registradas que canalizan dinero al Estado Islámico, aún están abiertos.

Venta de antigüedades

Mientras el Estado Islámico ha ganado territorio, ha tomado el control de museos, colecciones privadas y sitios arqueológicos, como el gran palacio del rey asirio Asurbanipal II, del siglo IX antes de Cristo. Esto ha dado al grupo un suministro expansivo de arte y objetos históricos. A principios del 2015, el grupo tenía al menos 4,500 sitios culturales bajo su control, de acuerdo con el grupo Financial Action Task Force (FATF), con sede en París.

Algunas de estas antigüedades son destruidas, pero otras son revendidas para obtener un beneficio, y a menudo fluyen a los mercados de Turquía y Jordania, y de allí a Europa y otros países.

En noviembre del 2014, Mateo Levitt, del Washington Institute for Near East Policy, expresó que la venta de antigüedades tanto las robadas de colecciones y las que fueron recientemente excavadas fue la segunda gran fuente de ingresos del grupo después de la venta ilícita de petróleo. Otras estimaciones estadounidenses ponen el volumen total del comercio de antigüedades en más de 100 millones de dólares al año.

Bancos iraquíes

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha estimado que el Estado Islámico ganó al menos 500 millones de dólares en el 2014 en efectivo aprovechando las sucursales de bancos que son propiedad estatal en Irak.

Antes de Mosul, su dinero en efectivo y los activos totales fueron de 875 millones de dólares. Después, con el dinero que robaron de los bancos y el valor de los suministros militares que saquearon, podrían agregar otros 1,500 millones de dólares , dijo un oficial de inteligencia de Estados Unidos a The Guardian.

Inmobiliarias

Según Niqash.org, un sitio web publicado en asociación con una organización no lucrativa de Alemania, el Estado Islámico ha generado efectivo por el alquiler y la subasta de las propiedades de personas asesinadas o que huyeron de las zonas ocupadas. Se han incautado propiedades de personas físicas que el grupo considera enemigas como el ejército y la policía iraquíes, funcionarios del gobierno, políticos, jueces y fiscales . Recientemente el grupo decidió también poseer la propiedad perteneciente a especialistas en ciertos campos, como los médicos , dice el informe.

Agricultura

El Estado Islámico controla algunas de las zonas más fértiles de Irak y Siria, que producen una gran cantidad de trigo y cebada. Según Thomson Reuters, si esos cultivos fueran vendidos con un descuento de 50% en el mercado negro, aún podrían generar más de 200 millones de dólares en ingresos anuales.

Otros cultivos son simplemente tomados de los agricultores. Un refugiado sirio entrevistado por The Washington Post dijo que el Estado Islámico tomó 10% de la cosecha de trigo de su familia. Algo de este trigo se muele en molinos de harina, propiedad de ISIS, según los informes, y luego ésta es vendida a la población local y a panaderías.

Ana Swanson es reportera del Wonkblog, especializada en China, negocios, economía, visualización de datos.