Un exmiembro de una fuerza militar de élite guatemalteca extraditado de EU en julio pasado fue condenado a 6,060 años de prisión por su participación en los asesinatos de 201 personas en una masacre en 1982.

Pedro Pimentel Ríos fue el quinto exsoldado de las fuerzas especiales condenado a 6,060 años o más por la que es actualmente conocida como la masacre de Dos Erres, nombrada así por la aldea al norte de Guatemala donde ocurrieron los asesinatos durante la guerra civil de ese país, entre 1960 y 1996.

La sentencia que fue dictada la noche del lunes por un panel de tres jueces es en gran medida simbólica, ya que bajo las leyes de Guatemala el máximo tiempo que un preso puede servir es de 50 años. En la sentencia se especificaron 30 años por cada uno de los 201 muertos, más 30 años por delitos de lesa humanidad.

Pimentel Ríos, de 54 años, es un exinstructor de una escuela de entrenamiento de una fuerza militar de élite en Guatemala conocida como los kaibiles.

Pimentel vivía en Santa Ana, California, y trabajó en una fábrica de suéteres durante años hasta que fue detenido por las autoridades migratorias en mayo del 2010. Fue extraditado a Guatemala al año siguiente.

En diciembre de 1982, varias docenas de soldados irrumpieron en la aldea de Dos Erres, registraron las casas en busca de armas desaparecidas y asesinaron sistemáticamente a hombres, mujeres y niños.