El consejero de Seguridad Interna de Donald Trump, Tom Bossert, renunció a su cargo y se convirtió en el más reciente funcionario en abandonar el gobierno de Trump.

Bossert, uno de los más allegados al jefe de Gabinete, John Kelly, fue a pedido del recién llegado asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, quien comenzó a trabajar en su puesto en la Casa Blanca el lunes luego de la salida de su predecesor HR McMaster.

La vocera de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, se negó a comentar si Bossert fue despedido.

“El presidente está agradecido por el compromiso de Tom con la seguridad de nuestro gran país”, dijo en un comunicado.

Bossert se une a una creciente lista de funcionarios que abandonaron la administración en los últimos meses.

En lo que va del 2018, el presidente ha remplazado a su secretario de Estado, a su asesor de Seguridad Nacional, a su secretario de Asuntos de Veteranos, al director de la CIA, a su principal asesor económico, a su secretario de Personal, al director de Comunicaciones y a miembros de su equipo legal.

El domingo pasado, Bossert saltó a las primeras planas cuando aseveró en una entrevista con ABC News que “los mexicanos son el problema número uno” en la frontera sur de EU cuando entran sin documentación. También defendió el envío de 4,000 efectivos de la Guardia Nacional a la frontera común con México.