Gaza/Jerusalén. Israel y el grupo militante Hamás, que controla la Franja de Gaza, se enfrentaban a un creciente llamado internacional para poner fin a las hostilidades, que entraron el lunes en su segunda semana sin una solución en el horizonte.

Los bombardeos israelíes en Gaza mataron al menos a 42 palestinos el domingo, la cifra más alta de víctimas en un día desde el inicio de la escalada militar, en tanto una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU no desembocó en ningún avance.

El ciclo de violencia ya causó la muerte de 192 palestinos, entre ellos 55 niños, y más de 1,200 heridos.

En Israel, 10 personas perdieron la vida, entre ellos un niño y un soldado, y hay 282 heridos, por los disparos de cohetes palestinos.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, dijo que la campaña de Israel en Gaza continúa "con toda la fuerza" y que debe lograrse una disuasión para evitar futuros conflictos con Hamás.

Poco después de la medianoche de hoy, militantes lanzaron cohetes contra las ciudades de Beersheba y Ashkelon, en el sur de Israel. Testigos dijeron que aviones israelíes lanzaron decenas de ataques aéreos. El ejército israelí indicó que uno de los objetivos fue un complejo de inteligencia de Hamás.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, inyectó más urgencia a los llamamientos de Washington a la calma y dijo en Twitter que "todas las partes deben desescalar las tensiones y la violencia debe cesar de inmediato" tras hablar con su par egipcio sobre la actual violencia que vive Israel, Gaza y la Cisjordania ocupada.

Más temprano el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, al abrir una sesión de urgencia del Consejo de Seguridad declaró: "Este insensato ciclo de derrame de sangre, de terror, de destrucción, debe cesar inmediatamente". Y afirmó temer que la violencia "desate una incontrolable crisis" en la región.

Pero esta tercera sesión virtual no condujo a ninguna propuesta.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que su administración está trabajando con todas las partes para conseguir una calma sostenida.

Posicionamiento de México

A nombre de México, el representante permanente ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente, lamentó que el Consejo de Seguridad ”no ha sido capaz de pronunciarse” ni asuma su papel como uno de los principales garantes de la paz y la seguridad internacionales.

“México hace un llamado para atender las causas históricas y subyacentes del conflicto, y reitera su firme compromiso con una solución integral y definitiva bajo la premisa de dos Estados, que atienda las legítimas preocupaciones de seguridad de Israel y permita la consolidación de un Estado palestino política y económicamente viable”.

Agregó: ”Si bien la responsabilidad directa para retomar el proceso de paz recae en las partes en conflicto, la comunidad internacional debe impulsar (...) dicho proceso. Urge que el Consejo de Seguridad actúe y se pronuncie (...) de una manera equilibrada.