Quito. El gobierno de Colombia y el ELN, última guerrilla activa de ese país, se alistaban el martes en Ecuador para inaugurar diálogos de paz para poner fin al conflicto más largo y sangriento de América.

Después de tres años de contactos secretos y varios meses de demora, delegados del gobierno de Juan Manuel Santos y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) instalarán la mesa de negociaciones a las 5 de la tarde, tiempo local, en la Hacienda Cashapamba, una propiedad de los jesuitas a 30 kilómetros de Quito.

La fase pública de conversaciones (...) nos permitirá alcanzar la paz completa , afirmó días atrás el presidente Juan Manuel Santos, Nobel de la Paz que selló un histórico acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), principal y más antiguo grupo insurgente del país.

Muy buenos días para el mundo y Colombia, un gran amanecer latinoamericano lleno de esperanza, convicción, alegría y paz , escribió este martes en Twitter el ELN, levantado en armas desde 1964.

El proceso de paz con el ELN se anuncia difícil y diferente al que se desarrolló durante cuatro años en Cuba con las FARC, indicó a AFP el politólogo Frédéric Massé.

EL ELN tiene reivindicaciones un poco más fundamentalistas que las FARC (...), quiere cambios mucho más profundos , dijo este profesor de la Universidad Externado de Bogotá. No se presenta como un representante del pueblo, sino como un mediador. Para el ELN, es la sociedad la que debe negociar , agregó.