Un total de 41 personas resultaron heridas -cinco de ellas de gravedad- cuando dos trenes repletos de pasajeros chocaron de frente en Viena durante la hora de mayor movimiento de la mañana del lunes, dijeron las autoridades.

El conductor de un tren y otra persona seguían en condición crítica tras el accidente, dijo el servicio de emergencias en la capital austríaca.

Las operaciones en la línea habían pasado a modalidad manual tras un defecto técnico con un interruptor, y una portavoz de los ferrocarriles austríacos dijo que no se descartaba un error humano como posible causa del choque.

"Un tren recibió permiso para viajar cuando no debería", dijo.

RDS