Autoridades sanitarias chilenas anunciaron el lunes que prohibirán el ingreso de extranjeros no residentes que hayan estado recientemente en algunos países del sur de África en medio del temor por la aparición de la cepa ómicron del coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo más temprano que la variante ómicron conlleva un riesgo muy alto de fuertes aumentos de infecciones que podrían tener "graves consecuencias" en algunos lugares.

"A partir del miércoles 1 de diciembre se prohíbe el ingreso de extranjeros no residentes que hayan estado los últimos 14 días en algunos de los siguientes países de África: Sudáfrica, Zimbabue, Namibia, Botsuana, Lesoto, Esuatini y Mozambique", dijo el ministro de Salud encargado, Alberto Dougnac.

Además, los chilenos y extranjeros residentes que provengan de esos países tendrán que guardar una cuarentena obligatoria de al menos siete días, independiente de su esquema de vacunación o el resultado negativo del test PCR al ingresar al país.

También se postergó el permiso para que los viajeros que tuvieran dosis de refuerzo se eximieran de hacerse el test PCR a su llegada al país y además deberán realizar cuarentena hasta recibir el resultado negativo.

Las autoridades también anunciaron que a partir del 1 de enero los mayores de 18 años solo podrán acceder al "pase de movilidad", que permite mayores libertades, si cuentan con la dosis de refuerzo contra el Covid-19.