El celibato de los sacerdotes católicos "no es intocable", pero representa una "tradición positiva", afirmó el número dos del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone.

"El celibato (de los curas) no es intocable", dijo el prelado en una entrevista en la televisión pública catalana TV3, antes de añadir que "hay iglesias orientales y también católicas que tienen sacerdotes casados".

Pero el celibato impuesto a la mayoría de los religiosos católicos es una "tradición positiva y fructífera", destacó el secretario de Estado del Vaticano.

La "no-observancia del celibato es lo que conlleva graves riesgos, y tiene unas consecuencias que, después, son muy dolorosas y lo dañan todo", insistió el alto prelado que visita oficialmente Barcelona donde participó el domingo en la ceremonia de beatificación del sacerdote catalán Josep Tous i Soler.

En una entrevista al diario La Vanguardia, Bertone dijo el domingo que la proliferación de escándalos de pedofilia entre los religiosos católicos no tenía una relación "directa" con el celibato de los sacerdotes.

La Iglesia católica atraviesa una tormenta después de una sucesión de revelaciones de abusos sexuales a menores cometidos por miembros del clero en

Europa y en América, a menudo acallados por la jerarquía católica.

Estos escándalos afectaron al mismo papa, acusado en Alemania y Estados

Unidos de haber cubierto estos crímenes.

El cardenal Bertone, que se reunió el lunes, último día de su visita a Barcelona, con el rey Juan Carlos, había sido protagonista de una polémica a inicios de abril al relacionar la pedofilia con la homosexualidad.

El Vaticano intentó rectificar, destacando que el prelado no hablaba de los casos de pedofilia en el clero.

/doch