Sydney. El sacerdote de mayor rango que ha sido encarcelado por abuso infantil en los 2,000 años de historia de la iglesia católica se enfrentará a una innovadora forma de apelar su decisión: en vivo por Internet.

El cardenal australiano George Pell comparecerá ante tres jueces de la Corte Suprema de Victoria el día de hoy en Australia, y conocerá si logra revocar la sentencia que tiene sobre sus espaldas por abuso sexual a menores de edad.

Los jueces Anne Ferguson, Chris Maxwell y Mark Weinberg podrían confirmar la condena, ordenar un nuevo juicio o desestimar algunos o todos los cargos, permitiendo que el hombre de 78 años salga del edificio de la corte en el centro de Melbourne como un hombre libre.

La transmisión que será a nivel internacional tiene un elemento de ironía, debido a que el juez que supervisó el inicio del proceso judicial de Pell amenazó con acusar a muchos de los principales editores de periódicos de Australia, y algunos en el extranjero, por ignorar la orden mordaza que rodeaba el juicio de Pell en diciembre.

El diario The Washington Post fue uno de los medios de comunicación que informaron sobre el veredicto.

Algunos de los periodistas fueron acusados por desacato a la corte, cargos que aún están pendientes.