Sao Paulo. El Instituto Butantan afirmó el día de ayer que las reiteradas críticas del gobierno brasileño contra China afectan la llegada de insumos para la fabricación de la principal vacuna usada por Brasil contra el Covid-19, tras nuevas declaraciones del presidente Jair Bolsonaro.

"Obviamente esas declaraciones tienen impacto y estamos a merced de esa situación", afirmó en una rueda de prensa Dimas Covas, director del instituto Butantan, vinculado al gobierno del estado de Sao Paulo.

El miércoles, Bolsonaro insinuó que China fabricó el virus en el marco de una "guerra química y bacteriológica".

"Los militares saben lo que es una guerra química, bacteriológica y radiológica ¿No estaremos enfrentando una nueva guerra? ¿Qué país registró mayor crecimiento de su PIB? No se los voy a decir", declaró. China es el único miembro del G20 que en 2020 registró un crecimiento económico.

"Las autorizaciones (de embarque) se están realizando a un ritmo mucho menor del que podrían efectuarse" y "eso nos preocupa mucho", admitió Covas.

El Butantan produce la vacuna CoronaVac, del laboratorio chino Sinovac, la más difundida en el país sudamericano. Pero la falta de insumos obligó esta semana a aplazar la aplicación de la segunda dosis en numerosos estados, a causa de una demora en los embarques desde China, dijo Dimas Covas.

Las dificultades para procurar vacunas para el país precipitaron la caída del canciller Ernesto Araújo, critico de China.