Washington. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, denunció el día de ayer 8 de abril, que su país sufre una "epidemia" de violencia provocada por las armas de fuego, en una ceremonia en la que anunció medidas limitadas para intentar controlar el problema.

Biden, que siempre ha abogado por un mayor control de la tenencia de armas, ha recibido presiones de su Partido Demócrata para que actúe tras los recientes tiroteos de Colorado y Georgia.

"Esto es una epidemia, por el amor de Dios, y tiene que parar", declaró el mandatario demócrata en la Casa Blanca, refiriéndose igualmente a los tiroteos como una "crisis de salud pública".

Sin un acuerdo probable en el Congreso para aprobar una reforma amplia, por ejemplo para exigir un informe de antecedentes para los compradores, Biden anunció seis decretos para intentar abordar el problema.

Biden presentó un plan limitado para prevenir la propagación de las llamadas "armas fantasma" -de fabricación artesanal, a veces con impresoras 3D-, que son imposibles de rastrear en caso de ser utilizadas en un crimen.

También propuso aumentar las regulaciones para los soportes de brazo diseñados para estabilizar el arma, un dispositivo usado por el sospechoso del tiroteo de Colorado que dejó 10 muertos.

Biden admitió que el debate sobre el tema de las armas es algo difícil en Estados Unidos, pero aseguró que hay más terreno de entendimiento de lo que se piensa.

El mandatario indicó que sus propuestas son sólo un punto de inicio y llamó al Congreso a legislar para lograr medidas como el control de antecedentes y terminar con la venta de fusiles de asalto que muchas veces son el arma utilizada en los tiroteos masivos.