El presidente Barack Obama dejó este viernes 20 de enero el Salón Oval, símbolo del poder en Estados Unidos, como parte de la transferencia del mando a su sucesor Donald Trump, quien prestará juramento en esta jornada.

Obama fue visto ingresando al Salón Oval portando una carta que dejó sobre el famoso escritorio usado por varios presidentes estadounidenses desde el siglo XIX.

NOTICIA: Discurso de Trump tendrá tono filosófico: portavoz

Es tradición que los mandatarios dejen a sus sucesores una nota personal en el famoso salón. Luego de dejar la carta sobre el escritorio del Salón Oval, Obama se retiró a la sección privada de la Casa Blanca y apenas gesticuló en dirección a la prensa.

En tanto, el presidente electo, Donald Trump, asistió con su esposa Melania a un oficio religioso en la iglesia episcopal de San Juan, a un centenar de metros de la Casa Blanca.

INFOGRAFÍA: Trump: el presidente más viejo de los presidentes investidos de EU

Obama recibirá en breve a Trump en la Casa Blanca y ambos compartirán un té junto con sus esposas.

INFOGRAFÍA: Trump es el presidente más impopular de EU en 40 años

Seguidamente, el presidente saliente y el mandatario electo irán juntos en una limusina hacia el Capitolio, donde tendrá lugar la ceremonia formal de investidura.

rarl