Buenos Aires. La presidenta argentina Cristina Kirchner anunció que su gobierno presentará una protesta ante la ONU a raíz de la "militarización" del Atlántico sur por parte de Gran Bretaña, tras la decisión de Londres de enviar un moderno destructor a las Islas Malvinas.

"Vamos a presentar una protesta ante el Consejo de Seguridad de la ONU por esta nueva militarización del Atlántico sur, que implica un grave riesgo para la seguridad internacional", dijo la mandataria en un acto en la Casa Rosada ante líderes opositores, veteranos de la guerra de las Malvinas y organismos humanitarios.

La mandataria señaló que Malvinas "es una causa regional porque están militarizando el Atlántico sur una vez más y no podemos interpretar de ninguna otra manera el envío de un moderno e inmenso destructor, acompañando al heredero real (por el príncipe Guillermo), que nos hubiera gustado verlo con ropa de civil".

Kirchner convocó a la oposición y a sectores sociales cuando se produce una escalada de tensión entre Argentina y Gran Bretaña tras la llegada a Malvinas del príncipe Guillermo para una misión como piloto de la Fuerza Aérea, que Argentina calificó de "provocación", y del anuncio de Londres que enviará un moderno destructor, el "HMS Dauntless".

"Malvinas ha dejado de ser una causa de los argentinos, para transformarse en una causa latinoamericana y global", dijo la presidenta en un acto a menos de dos meses de cumplirse el 30 aniversario de la guerra por la posesión del archipiélago austral entre Argentina y Gran Bretaña.

La mayoría de los países latinoamericanos han expresado su respaldo al reclamo de soberanía de Argentina en las Malvinas, bajo control de Gran Bretaña desde 1833.