Entrevista a Carlos Vecchio, director internacional del Partido Voluntad Popular en el exilio.

Nicolás Maduro lanzó una orden de aprehensión en contra de Leopoldo López y Carlos Vecchio en un lapso menor de dos días. Ambos, miembros del partido Voluntad Popular. Vecchio, asentado en Miami, da una entrevista a El Economista.

—El próximo canciller mexicano Marcelo Ebrad confirma que vendrá Nicolás Maduro a México a la toma de posesión de López Obrador. ¿Cuál es tu opinión?

—Vi la declaración de López Obrador en la que él dice que es amigo de todos pueblos. Pero no es lo mismo ser amigo de los pueblos que ser amigo de los dictadores. Creo que es una mala señal que se quiera hacer amigo de un dictador.

—AMLO dice que su apuesta es por la amistad y la no injerencia.

—Ahí más bien se está haciendo enemigo de un pueblo, no amigo de un pueblo porque Maduro tiene sufriendo a Venezuela.

—¿Al invitar a Maduro a su toma de posesión, AMLO lastima algún compromiso internacional?

—Se aparta de los principios de los tratados internacionales que tiene suscrito México, particularmente el de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En el seno de la OEA México ha sido muy claro; ha declarado que hay una alteración en el orden constitucional, donde ha rechazado las elecciones fraudulentas que se hicieron el 20 de mayo (donde se eligió una asamblea constituyente). La invitación no corresponde la declaración de principios que ha firmado México.

—¿López Obrador tendría que revaluar la invitación a Maduro?

—Yo invito al presidente (electo) a revaluarla, porque creo que esto es una mala señal. Seis países latinoamericanos han presentado una denuncia en la Corte Penal Internacional en contra de Maduro por cometer delitos de lesa humanidad.

—Los partidos de oposición han desaparecido en Venezuela.

—Cuando tú tienes una dictadura de este nivel donde yo estoy en Estados Unidos, Leopoldo (López) preso en su casa, el tercero de mi partido (Roberto Enríquez), en la embajada en Chile, Antonio Ledezma en España, Julio Borges en Colombia, el diputado (Juan) Requenses en la cárcel... no es es poca cosa. Los partidos no existen en Venezuela. Nuestros partidos están ilegalizados. La oposición está sometida a persecución, encarcelamiento y tortura.

Toda la dictadura ha enfilado sus acciones para implosionar a la oposición.

La visión que nosotros representamos que es claramente que no hay manera de convivir con la dictadura.

—¿Hay espacio para el diálogo?

—No se puede estar en dialogo y dar oxígeno a la dictadura.

—El presidente Trump ha dicho que todas las opciones están sobre la mesa. Es decir, que una de las opciones es la intervención militar.

—Está manifestando como todas las opciones viables, y eso es válido, pues (Maduro) tiene grupos que están metidos con el narcotráfico, con el terrorismo; jugando con Rusia, jugando con Cuba y Nicaragua.

Todas las opciones las están evaluando y las tiene tienen sobre la mesa, y las van a seguir discutiendo.

—Maduro se va quedando solo en la región.

—Es una realidad.

— El presidente brasileño Jair Bolsonaro define a Maduro como “dictador”. ¿Será protagonista en la solución del problema venezolano?

—Mira, hay  países  que son muy importantes en Latinoamérica  por su tamaño, por su influencia y por su dimensión: México y Brasil. Son los grandes monstruos de Latinoamérica, por lo tanto yo considero que los dos países  son clave a la hora de la resolución del conflicto.

—En México, Obrador promete que no habrá injerencia y se respetarán los principios de autodeterminación.

—Los principios de autodeterminación e injerencia más bien son una excusa para tratar de quedarse callado y ser cómplice de una dictadura.

Mi invitación, mi llamado a un mes de que asuma la presidencia, es precisamente todo lo contrario, que sea amigo de los pueblos. Pero ser amigo de los pueblos se demuestra defendiendo a la democracia y a los derechos humanos, y no abrazando y dando la mano al dictador.

—¿Te sorprendió que México no acudiera, junto con seis países, al Tribunal de Justicia Internacional para acusar a Maduro por crímenes de lesa humanidad?

—No, fíjate que no. Más bien nos ha sorprendido gratamente que se hayan sumado otros países.

—¿Quién te sorprendió?

—Ecuador

—El presidente de Honduras Juan Orlando Hernández, asegura que la caravana de inmigrantes hondureños que van hacia Estados Unidos ha sido financiada por Manuel Celaya, muy vinculado con Nicolás Maduro. ¿Es cierto?

Es que no tenemos la menor duda, Chávez y Maduro han venido financiando todo este tipo de proyectos con una visión hegemónica sobre la región. Ellos financiaron en El Salvador, en Honduras, en Brasil,  ¿por qué no lo van a hacer ahora?