Las aerolíneas estadounidenses American y United tomaron distancia este miércoles del gobierno de Donald Trump al denunciar la política de separación de familias inmigrantes que ingresaron clandestinamente a Estados Unidos.

"En United, estamos preocupados por los informes de prensa que afirman que las líneas aéreas comerciales se han utilizado para transportar a niños migrantes separados de sus padres por la nueva política de inmigración. Sobre la base de investigaciones internas (...) no hemos encontrado ninguna evidencia de que estos niños hayan sido transportados por United", escribió en Twitter Oscar Munoz, CEO de United.

"El objetivo de nuestra empresa es conectar a las personas y unir al mundo", por lo tanto, esta política está "en profundo conflicto con nuestra misión y no queremos tener nada que ver con todo esto", agregó.

La misma posición tomó American Airlines.

"No deseamos ser asociados con la separación de familias, o peor, beneficiarnos de ello".

La aerolínea explicó que tiene contratos públicos para transportar personas a pedido del gobierno, pero esos contratos no requieren que las autoridades divulguen la identidad de las personas que viajan.

"No sabemos si el gobierno federal utilizó (aviones de) American para transportar a niños separados de sus padres en el marco de su reciente política migratoria, pero estaríamos muy decepcionados al saber que este fue el caso", dijo la empresa.

American y United dicen que le pidieron al gobierno estadounidense que "se abstenga inmediatamente" de usarlas para transportar a niños que han sido separados de sus padres.

Tras la ola de críticas e indignación desatadas tanto a nivel nacional como internacional, Trump anunció el miércoles que firmaría un decreto para evitar la separación de las familias de inmigrantes.

erp