Naciones Unidas, Estados Unidos. El comportamiento de Estados Unidos en el asunto sobre submarinos que lo enfrenta a Francia fue "irritante y decepcionante", dijo el día de ayer 21 de septiembre, el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, que desarrolló estrechos vínculos con la administración del presidente estadounidense Joe Biden.

"Puedo entender el enfado de nuestros amigos franceses", dijo Maas a periodistas en Naciones Unidas, donde los líderes se reúnen para la Asamblea General.

"Lo que se decidió, y la forma en que se decidió, fue irritante y decepcionante, y no sólo para Francia", añadió el ministro.

Francia se enfureció la semana pasada cuando Australia canceló un contrato multimillonario para la adquisición de submarinos convencionales, alegando que deseaba actualizar las versiones nucleares de fabricación estadounidense al entrar en una nueva alianza con Estados Unidos y Gran Bretaña.

Francia acusó a Canberra de traición y a Washington de un comportamiento inapropiado para un aliado, y el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, no programó una reunión individual con el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en Nueva York.

"Lo que estamos viendo hace que las cosas sean mucho más complicadas y creo que va a seguir siendo así durante un tiempo", estimó Maas, quien como muchos europeos, no ocultó su alegría cuando Biden derrotó en las elecciones a Donald Trump, un unilateralista declarado que criticó abiertamente a la canciller alemana saliente, Angela Merkel, en temas como la inmigración.

Sin embargo, "nunca me hice la ilusión de que no tendríamos problemas con el nuevo presidente estadounidense", dijo Maas.

"Tenemos que reflexionar en Europa sobre las formas de reforzar la soberanía europea. En última instancia, depende de nosotros hacerlo o no", comentó.