El ministro peruano del Interior, Carlos Basombrío, dijo que era difícil entender la negativa de Estados Unidos de detener al ex presidente Alejandro Toledo, ya que las informaciones recabadas hasta ahora en un caso de corrupción son "abrumadoras".

Las autoridades estadounidenses dijeron a Perú que no había una causa suficiente que amerite la detención de Toledo y pidieron al país andino que tramite de nuevo su solicitud de captura, dijo Basombrío en comunicación telefónica con la agencia Reuters.

Toledo, que gobernó Perú entre el 2001 y 2006, es acusado de haber recibido pagos ilícitos de Odebrecht por unos 20 millones de dólares. El ex mandatario ha negado en varias oportunidades las acusaciones.

La fiscalía asegura que cuenta con el testimonio de un ex ejecutivo de Odebrecht que afirma haber sobornado a Toledo. Autoridades judiciales han rastreado transferencias por unos 10 millones de dólares de la firma brasileña a la cuenta del empresario peruano-israelí Josef Maiman, socio de Toledo.

"Nos cuesta entender qué indicios adicionales son necesarios... lo que se ha destapado hasta ahora es abrumador", dijo Basombrío, que agregó, sin embargo, que las autoridades estadounidenses han señalado su "mayor disposición" a ayudar a encontrar a Toledo.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos se negó a hacer comentarios, pero un portavoz del Departamento de Estado dijo el viernes que Washington colabora estrechamente con Lima.

Un juez peruano emitió el jueves pasado una orden de arresto internacional para Toledo y dijo que debe pasar 18 meses en prisión preventiva mientras se preparan imputaciones de tráfico de influencias y lavado de dinero en su contra.

El abogado de Toledo, Heriberto Benítez, ha calificado la orden como excesiva y planea solicitar un recurso de hábeas corpus para dejar sin efecto la medida de la justicia peruana. Benítez no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios del domingo.

Perú con frecuencia encarcela preventivamente por largos períodos a presuntos delincuentes para evitar que huyan o obstruyan las investigaciones en curso. La práctica ha sido criticada por algunos como una violación del debido proceso.

Toledo tenía programado un vuelo de San Francisco a Israel, dijo Basombrío, quien agregó que no estaba claro si Toledo abordó el vuelo. El Estado hebreo no tiene tratado de extradición con Perú.

Según una fuente de la fiscalía peruana, que no estaba autorizada a brindar declaraciones, Toledo no embarcó en un vuelo que había reservado desde San Francisco, California a Israel a última hora del sábado.

Israel dijo que no permitirá el ingreso de Toledo hasta que sus asuntos sean resueltos en Perú.