El presidente sirio Bashar al Asad elogió las armas rusas empleadas en la interceptación de los ataques aéreos conjuntos de Estados Unidos, el Reino Unido y Francia contra Siria, mientras celebraba la victoria sobre los rebeldes en la ciudad donde se produjo un presunto ataque químico el pasado 7 de abril.

Al Asad hizo los comentarios durante una reunión en Damasco un grupo de legisladores rusos, quienes más tarde dijeron a periodistas que Al Asad estaba de “buen humor”, según informes  de agencias de noticias rusas.

Las imágenes de la reunión transmitida por la televisión estatal mostraron a un Al Asad animado sonriendo y riéndose mientras se reunía con los rusos.

La reunión se produjo un día después de que la coliación tripartita lanzara un ataque con misiles contra varias instalaciones gubernamentales sirias, en las que según Washington se producían y almacenaban armas químicas, incluidas las que se habrían empleado en el supuesto ataque contra la ciudad de Duma, en Guta oriental, que dejó más de 70 muertos.

A pesar de las afirmaciones del presidente Trump de que la operación fue un “gran éxito” , en Siria se interpreta como una victoria para Al Asad porque el alcance limitado de los bombardeos sugería que las potencias occidentales no pretenden desafiar a su gobierno.

En la reunión con la delegación rusa Al Asad también dijo que los ataques habían demostrado que las armas rusas eran superiores a las estadounidenses, según los legisladores. Rusia afirma que 71 de los 103 misiles disparados fueron derribados, aunque el Pentágono lo niega.

“Ayer repelimos la agresión estadounidense con cohetes soviéticos fabricados en los años 70” dijo el diputado Dmitri Sablin, citando a Al Asad.

Ayer, las fuerzas gubernamentales sirias proclamaran su victoria en Guta oriental, antiguamente el principal feudo opositor de las afueras de Damasco.

Los rebeldes se habrían rendido un día después del ataque químico y las tropas rusas han estado supervisando un acuerdo de evacuación.