Los polémicos comentarios del representante por Missouri, Todd Akin, sobre la violación y el aborto, así como el compromiso del republicano de continuar su campaña para un escaño en el Senado de Estados Unidos han dado a los demócratas una oportunidad en un tema en el que disfrutan de un amplio apoyo público.

En los últimos dos días, los líderes del partido en Washington y sus simpatizantes en todo el país han destacado los comentarios de Akin para tratar de recaudar fondos al implementarlos en sus campañas, así como para revivir la guerra contra las mujeres , tema que surgió este año después de que algunos republicanos se pronunciaran en contra de la inclusión de la anticoncepción en la cobertura de los seguros médicos.

Si esto no es una guerra contra las mujeres, entonces no sé de qué se trata , reprendió el martes la senadora por Maryland y decano de las mujeres demócratas en el Senado, Barbara Mikulski, en respuesta a los comentarios de Akin.

En una entrevista televisada el domingo, Akin afirmó que las mujeres tenían el poder de evitar los embarazos que resultan de la violación legítima . Incluso en casos excepcionales, cuando se llegue producir un embarazo, abundó, los abortos no se deben permitir.

Tres cuartas partes de los estadounidenses apoyan que se permitan excepciones en los abortos en caso de violación, según encuestas de Gallup. Entre los republicanos existe una amplia oposición al aborto, pero también un fuerte desacuerdo sobre si la práctica debería ser permitida en algunos casos extremos.

Muchos dirigentes del partido están de acuerdo con permitir excepciones en casos de violación e incesto, incluido el aspirante presidencial Mitt Romney, quien pidió el martes a Akin renunciar a su candidatura al Senado.

Pero los activistas antiaborto y algunos conservadores, como el representante por Wisconsin, Paul Ryan, compañero de fórmula de Romney, considera que ese punto de vista es incompatible con la creencia de que el aborto es un asesinato.

El percibir su vulnerabilidad en el tema, los republicanos prosiguieron el martes con la presión para tratar de hacer desistir a Akin de su carrera al Senado, con la que habían contado para ayudar a devolverles la mayoría en la Cámara Alta.

El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, volvió a pedirle a Akin que abandone la carrera, bajo el argumento de que cometió un grave y ofensivo error en momentos en los que su candidatura lleva consigo grandes consecuencias para el futuro de nuestro país .

Romney también conminó a Akin a desistir, al afirmar que sus comentarios fueron ofensivos y equivocados .

Desde el martes, los demócratas se movieron para atar a los candidatos republicanos al Congreso en todo el país con las declaraciones de Akin. El Comité de Campaña Demócrata por el Congreso destacó que Akin estaba lejos de estar solo en su búsqueda por redefinir la violación y limitar el acceso de las víctimas a los servicios de salud .

AFIRMA AKIN

RYAN ME PIDIÓ MI RENUNCIA

Todd Akin aseguró ayer que recibió una llamada telefónica personal del aspirante a la Vicepresidencia, el representante por Wisconsin, Paul Ryan, quien le pidió abandonar su campaña al Senado por el bien del partido, pero que optó por no hacerlo y permanecer en ella por principio general .

Durante una entrevista televisada, Akin expuso que honraría los deseos de los líderes del partido y no asistiría a la Convención Nacional Republicana de la próxima semana en Tampa. Pero también se mantuvo firme en su decisión de permanecer en la contienda por el Senado.

El pueblo de Missouri me escogió para ser su candidato al Senado y no creo que sea correcto que los jefes del partido anulen la decisión de los votantes , alegó Akin. (William Kane y Paul Branigin)