Caracas. La fiscalía General de Venezuela anunció que dos oficiales fueron imputados por homicidio en el caso de la muerte de un militar, cuya familia denunció que falleció este fin de semana a consecuencia de torturas.

Una corte de Caracas dictó este lunes cárcel preventiva contra el sargento Estiben Zárate y el teniente Ascanio Antonio Tarascio, acusados por el fallecimiento del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, ocurrido la madrugada del sábado, informó el Tribunal Supremo de Justicia.

Zárate, de 22 años, y Tarascio, de 23, fueron presentados en audiencia preliminar por el delito de homicidio preterintencional, que según la ley venezolana aplica a quien, “con actos dirigidos a ocasionar una lesión personal, causare la muerte” a una víctima.

Ambos pertenecen a la Guardia Nacional y estaban adscritos a la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), en cuyos calabozos se encontraba Acosta por un presunto complot contra el gobierno de Nicolás Maduro que contemplaba asesinar al mandatario socialista.

Waleswka Pérez, esposa del fallecido capitán, pidió a las autoridades venezolanas la entrega del cuerpo del oficial para que un grupo independiente de la Organización de las Naciones Unidas haga un examen forense.

Diosdado Cabello, vicepresidente del partido de gobierno, indicó sobre la muerte del militar que el caso corresponde al Ejecutivo nacional, y agregó que los organismos del país pueden efectuar la investigación, en respuesta a las peticiones de que la indagación sea independiente.

Ante los hechos, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, exhortó a través de un comunicado a que las autoridades deben realizar una investigación independiente y transparente para que los responsables de la muerte del militar comparezcan ante la justicia.

La muerte del uniformado, de 50 años, causó la condena de la comunidad internacional, por lo que la Unión Europea también solicitó una investigación independiente en torno a la muerte del capitán, sumándose a decenas de países en América que integran el Grupo de Lima, que repudiaron “las continuas prácticas de detenciones arbitrarias y torturas” contra opositores en el país sudamericano.

El cuerpo de Acosta permanecía hasta la tarde del lunes en una morgue en Caracas.

Acceso fronterizo

Por otro lado, el gobierno venezolano abrió este lunes un registro para otorgar un carnet que será exigido a ciudadanos colombianos que crucen hacia el país petrolero a pie, una medida recíproca tomada en medio de tensiones entre Caracas y Bogotá.

“Los colombianos que hacen uso del territorio venezolano de manera frecuente van a tener un carnet de movilidad fronteriza por un año”, aseguró el ministro de Interior, general Néstor Reverol, sobre la tarjeta que funcionará en el estado Táchira (oeste), como medida de control, en virtud de una “conspiración que no cesa”.