Desde que decidió lanzar su campaña presidencial, Donald Trump ha logrado, aparentemente sin consecuencias decir, casi cualquier cosa. Esta estrategia ha llevado a buena parte del público que lo apoya a pensar que el candidato del Partido Republicano a la Presidencia de Estados Unidos es un hombre que se distancia de los políticos tradicionales al no cuidar lo que dice por miedo a ofender y simplemente dice la verdad .

Aunque la mayoría de los comentarios de Donald Trump han sido tildados de inapropiados, el magnate prácticamente ha dicho lo que ha querido sin que sus palabras perjudicaran el rumbo de su carrera por la Casa Blanca. Hasta ahora.

LISTA: 5 estrategias que prepara la campaña de Donald Trump

El pasado jueves 18 de agosto, el magnate inmobiliario se declaró arrepentido de las palabras hirientes que ha usado durante la campaña y busca asumir una postura de un candidato más propenso a la búsqueda de consensos. Durante una presentación en Charlotte, en Carolina del Norte, dijo a sus seguidores que lamenta algunas de las cosas que ha dicho al calor de la contienda por la presidencia y añadió a sus seguidores que siempre les dirá la verdad, en una declaración leída que supone un punto de inflexión en el devenir de la campaña del magnate. En días recientes, Trump ha visto como aparente equidad en las encuestas disminuía sin que pudiera remediarlo, aunado al declive, algunas voces al interior del partido Republicano dieron por perdida la contienda si el candidato no buscaba una estrategia con de mayor consenso.

Hipérboles, insinuaciones, aproximaciones, también simplezas el candidato republicano se ha valido de mucho recursos para lograr la simpatía; el estilo de la oratoria de Donald Trump es único en Estados Unidos y a largo de esta contienda presidencial.

Según información difundida por la AFP, Martin Medhurst, un experto en discursos de la Universidad de Baylor que analizó la retórica del candidato, dijo que ha analizado la retórica presidencial durante más de 40 años y no puedo recordar una sola ocasión en ningún gobierno o durante ninguna campaña electoral en la que el lenguaje haya sido usado de la manera en que lo hace Trump".

NOTICIA: La economía según Hillary Clinton y Donald Trump

Estos son algunos de los recursos de los que se vale el magnate durante sus discursos:

1. La cotidianidad

Los discursos de Donald Trump encuentran en la cotidianidad un tono similar al de una conversación, sin estructura profunda o una correcta puntuación; el republicano usa frases cortas y un vocabulario comprensible para todos los públicos, incluso los niños. Es común que repita los eslóganes de su campaña: "es un movimiento", "levantemos el muro", "devolvamos su grandeza a Estados Unidos Mendhurst dijo a la AFP que "Su lenguaje es muy colorido, es fácil escucharlo, sumergirse en ese instante, porque es una especie de show".

2. Hipérbole

El mismo Donald Trump admitió el uso de la hipérbole como recurso discursivo: "Algo de hipérbole no hace daño jamás", escribió Trump en su libro El arte de la negociación, de 1987según la información de AFP. Barbar Res, una antigua colaboradora de Trump dijo a la agencia de noticias que las hipérboles es como una auténtica marca de fábrica, desde hace décadas la exageración es su constante. Res dijo a The New York Times que Trump "hace exageraciones tremendas, las hace todo el tiempo". La mayoría de las ocasiones, Trump no se toma un tiempo para analizar si las exageraciones rayan en lo inverosímil como cuando sostuvo que el presidente Barack Obama es uno de los "fundadores" del grupo yihadista Estado Islámico.

NOTICIA: Confianza de inversores en Trump, a la baja: sondeo

3. Comunicar sin ensuciarse las manos

Es muy común en los discursos del magante que apoye sus declaraciones en afirmaciones de fuentes que no son muy claras o en reportes que fueron publicados de manera anónima. Esto le permite al candidato decir casi cualquier cosa sin tener que hacerse responsable de lo que está diciendo. El mensaje es emitido, pero la responsabilidad de la autoría queda sin una certeza plena sobre la veracidad del mismo. El mensaje per se carece entonces de un sustento y se vuelve fácilmente refutable cuando se confronta o se contrasta con la realidad.

"Le pregunté a un amigo, ¿qué tal tu viaje a Francia? Me dijo que Francia ya no es Francia, ya no vamos a volver a ir. Y mucha gente dice lo mismo" (Donald Trump, 9 de agosto).

En la entrevista con la AFP Medhurst dijo que "es tan impreciso y tan fácilmente refutable que ningún presidente haría algo así".

4. El famoso "créanme"

El magnate ha usado la frase créanme para hacer todo tipo de promesas. Según Martin Medhurst, que descubrió que el ex presidente Dwight Eisenhower juraba ser honesto cuando tenía algo que ocultar, la frase créanme indica que habría que desconfiar. "He aprendido que cuando un político dice 'créanme' o 'lo digo sinceramente' es el momento en que hay que ser muy prudentes, porque mientras más insista en que se le crea o en que está siendo sincero es cuando menos creíble y más inseguro se siente" dijo a la AFP.

Donald Trump no ha encontrado ninguna dificultad para decir en miles de ocasiones la frase, acomplañada siempre de una promesa, "créanme, volverá a haber empleo, será realmente sencillo" (Donald Trump, 12 de agosto).

5.Ambigüedades que generan dudas y certezas a medias

En un análisis hecho para la AFP, Martin Medhurst dijo que suele dejar el suficiente espacio vacío como para reinterpretar a posteriori las frases a su conveniencia". Muchas de las declaraciones públicas de Donald Trump son ambiguas o están incompletas lo que le permite retractarse o simplemente sostener que sus declaraciones fueron mal interpretadas. Por ejemplo el 9 de agosto pasado dijo: "si ella llega a elegir jueces, no hay nada que ustedes puedan hacer. Aunque con la segunda enmienda... puede ser, no lo sé". En esa ocasión, Trump sostuvo que si Hillary Clinton resultara ganadora de las elecciones, nada podría impedirle elegir a todos los jueces de la Suprema Corte de Justicia; la única alternativa sería que los partidarios de la segunda enmienda de la Constitución, hicieran algo para evitarlo. Esta declaración le valió ser acusado de incitar a la violencia contra la candidata demócrata. Trump dijo tras las polémica que sus declaraciones fueron exageradas.

Con información de AFP