El uso de tarjetas bancarias (crédito o débito) y medios digitales han sido una de las formas para desplazar al todavía rey de los pagos: el efectivo, sin embargo uno de los retos que actualmente enfrentan las instituciones financieras tiene que ver con el robo de información y fraudes por medio de estos productos, por ello las entidades refuerzan sus medidas de protección como la doble autenticación y el registro biométrico, por mencionar algunos.

En el caso de las tarjetas físicas bancarias, el panorama comienza a tener un nuevo giro y es que la semana pasada, BBVA lanzó en España su nuevo producto Aqua, una tarjeta sin numeración y con un código de verificación (CVV) dinámico, por lo que  el único dato visible será el nombre del cliente.

“Cada vez que el cliente quiera realizar una compra deberá acceder a la ‘app’ (Android e iPhone) y consultar el número de la tarjeta, el CVV y la fecha de caducidad”, detalló.

BBVA explicó que esta funcionalidad está basada en tecnología de la nube (cloud) y en algoritmos criptográficos avanzados para asegurar la inviolabilidad del código generado para el usuario final. Esta tecnología ya es utilizada en las tarjetas digitales para las compras por comercio electrónico.

“Además de reforzar la seguridad por esta vía, ha introducido estos nuevos elementos —CVV dinámico y número de la tarjeta y fecha de caducidad ocultas–, que eleva el nivel de seguridad, ya que si el cliente pierde la tarjeta nadie podrá utilizar los datos de la misma para efectuar pagos ‘online’. La tarjeta cuenta con la modalidad de débito, crédito y prepago”, añadió BBVA.

En tanto, aunado a las medidas de seguridad por parte del banco español, también se pretende mejorar la experiencia digital de los clientes.

“Es una nueva experiencia para nuestros clientes. Cuando accedan a la ‘app’, encontrarán en primer lugar aquellos servicios más utilizados para facilitarle las gestiones, tendrán un mayor control de sus gastos, podrán elegir la modalidad de pago que deseen y contar con mayor seguridad en sus compras online, ya que el número y el CVV no aparecen en las tarjetas”, explicó Gonzalo Rodríguez, director de Desarrollo de Negocio de BBVA en España.

Modelo comienza a tomar fuerza

Al inicio de año, Santander lanzó un modelo de tarjeta de crédito en el que también se omitió la numeración e información sensible del tarjetahabiente con el fin de evitar el robo de información, para ello los clientes tenían la opción de elegir su migración hacia el nuevo plástico o conservar el que tenían.

En el caso de la tarjeta Aqua, BBVA detalló que la iniciativa ya se desplegó en México y Turquía, será hasta el próximo año cuando los clientes mexicanos dispondrán de tarjetas con material reciclado sin numeración.

Mejorar las experiencias digitales

  • La omisión del número de tarjeta y el CVV tiene como objetivo evitar el robo de información.
  • Para usarla, los tarjetahabientes deberán ingresar a la aplicación móvil donde consultarán toda la información de la tarjeta.
  • A inicios del 2020, Santander lanzó un nuevo modelo de tarjeta de crédito en el que eliminaban los números del plástico y cualquier información sensible que pusiera en riesgo los datos del tarjetahabiente.
  • Se prevé que para el 2021 la tarjeta Aqua llegue a México; en el caso de Turquía ya cuentan con este producto. El banco tiene contemplado a Perú y Colombia como sus próximos destinos.

finanzas.personales@eleconomista.mx