La mayoría de la población en nuestro país se encuentra en un nivel vulnerable respecto a su alfabetización y educación financiera; mientras que las mujeres son quienes registran un promedio de conocimientos financieros inferior al de los hombres, siendo las más afectadas las amas de casa, reveló el estudio Iniciativas Privadas de Educación Financiera en México: Oferta, Demanda y Oportunidades de Mejora, realizado por Nacional Monte de Piedad en alianza con el Centro de Estudios de Competitividad del Instituto Tecnológico Autónomo de México.

De acuerdo con el documento, 67% de la población se encuentra en una situación crítica por tener rezagos en aspectos específicos de conocimiento, comportamiento, planeación y uso de los servicios financieros.

De esta cifra se desprende que 12% de la población tiene conocimientos financieros “deficientes” y 22% conocimientos “débiles”, ambos conformados por perfiles sociodemográficos de personas sin estudios o con educación básica concluida, con muy escasa familiaridad con el uso de la tecnología, principalmente el celular, y del cual, las mujeres dedicadas al hogar son quienes conforman la mayor parte de la población con este nivel.

Sólo 33% de la población cuenta con un nivel “básico” respecto a sus conocimientos sobre finanzas, quienes cuentan con estudios de educación media superior que tienen un trabajo o trabajan en el hogar, no cuentan con un seguro médico y no todo este porcentaje cuenta con un teléfono inteligente.

A estos sectores de la población se les considera vulnerables en sus conocimientos ya que enfrentan mayores riesgos de exposición a crisis, incertidumbre y eventos catastróficos como enfermedades, pérdida de empleo, así como el riesgo de contar con capacidades y recursos insuficientes para afrontar y responder adecuadamente a dichas emergencias financieras.

María Cruz Merino, directora de la maestría en Mercadotecnia del ITAM, señaló que como parte del estudio encontraron que muchas personas no están interesadas en tomar cursos de educación financiera.

“Hoy por hoy, la mayor parte de la gente no ve una utilidad en estos cursos, como que no le ven un beneficio o piensan que es un tema muy complicado, que no es para ellos. Tenemos un gran reto de cómo motivar a las personas de que tomen cursos de educación financiera, porque, paradójicamente, quienes más lo necesitan son aquellos que están más renuentes a participar”, afirmó en entrevista.

Más práctica, menos teoría

Como parte de esta investigación, ambas instituciones detectaron que los diversos programas de educación financiera que existen en nuestro país parecen enfocarse solamente a jóvenes, por lo que se requiere que este tipo de conocimiento llegue a otros segmentos con menor nivel de alfabetización financiera; además de que no solamente se focalicen en la teoría, sino que estén acompañados de ejercicios y prácticas para generar un cambio en el comportamiento y capacidades financieras de la población.

El documento reveló que muchos de los programas de educación financiera no cubren otros temas como el emprendimiento y parecen enfocarse sólo al crédito, cuando no es obligatorio aprender sobre ello cuando se adquiere un préstamo.

También se detectó la falta de programas de finanzas especializados en adultos mayores y la información que existe para este segmento sólo habla sobre el retiro, lo que limita la posibilidad de aprender o cambiar sus capacidades financieras.

Sobre el tema del retiro, éste se dirige solamente a la población arriba de 65 años y no hay un enfoque para los jóvenes y para sector comience a planear su pensión.

“Los programas de educación financiera que existen en nuestro país no se enfocan en los suficiente en que las personas obtengan seguridad en las habilidades financieras propias, al ser de corte tradicional se concentran sólo en transmitir conocimiento”, se advierte en el documento.

Según el documento, el estudio señaló que solamente 14% de los programas cuenta con alguna herramienta interactiva como simuladores o cómics para reforzar cuestiones de aprendizaje, mientras que sólo los programas para jóvenes incorporan mejores prácticas tales como innovación, variedad de recursos y momentos enseñables.

[email protected]