Un seguro es una inversión que permite contar con un respaldo y protección frente un siniestro con el fin de salvaguardar su bienestar y patrimonio. Sin embargo, puede suceder que, al momento de usar su póliza, resulta que no cubre ciertos eventos o no se puede hacer válida.

Antes de contratar un seguro, considere algunos aspectos esenciales, para que cuando requiera utilizarlo evite una mala experiencia.

Manuel Gallardo, director general de Gallbo, empresa especializada en reclamación de seguros, explicó que al momento de reclamar la póliza, ocurre que muchas coberturas no se contrataron, que las sumas aseguradas fueron insuficientes, que existen términos y condiciones que el asegurado no leyó, no las entendió o que no se las explicaron; lo que significa que el asegurado no entendió de manera general el contrato de su seguro.

Indicó que las principales causas de inconformidad de los asegurados son el rechazo del siniestro por parte de la compañía, porque le pagaron menos de lo que esperaba o el tiempo de respuesta para el evento.

“Cuando el cliente contrata una póliza, debe llenar un cuestionario y muchas veces lo responde de manera inexacta o incorrecta. Cuando ocurre un siniestro, la aseguradora retoma lo que el cliente llenó en ese cuestionario, lo que deriva que las sumas aseguradas resultan insuficientes para cubrir los siniestros”, aseveró.

Detalló que los clientes siempre deben tener la certeza sobre la cobertura, sumas aseguradas y términos y condiciones de la póliza, de lo contrario, al momento del siniestro, la aseguradora podría no respaldarlo.

Considere estos puntos

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) señala que antes de contratar un seguro se debe definir qué es lo que quiere asegurar: sus bienes, patrimonio, vida, enfermedades o compromisos a futuro; además de si existen algunos riesgos de los cuales desea tomar previsiones.

Si tiene dudas sobre algún término o cantidad, pregunte a su agente de seguros cualquier aspecto relacionado con el funcionamiento, derechos, obligaciones, costos, exclusiones y restricciones aplicables, la forma en que opera el pago de deducibles y opciones para el pago de la prima. La Condusef enfatiza que no firme nada hasta no haber entender las principales características que conforman su póliza.

Otro punto que puede ayudar a su bolsillo es comparar los diversos planes que le ofrecen las aseguradoras y elegir el que mejor se adapte a sus necesidades, esto le permitirá contrastar las ventajas y desventajas de cada producto que hay en el mercado.

Para el directivo de Gallbo, existen cinco preguntas que se deben responder antes de contratar cualquier seguro: qué se va a asegurar, por cuánto, qué riesgos y cómo se va a asegurar.

En el caso de un seguro de vida, indicó que se debe revisar que los datos del titular y de sus beneficiarios estén bien.

Mientras que, para un seguro de automóvil, se debe poner atención en el tipo de auto, el modelo, las características y el número de serie, ya que en caso de que suceda un accidente y los datos no coincidan la reclamación puede no proceder.

No olvide las letras chiquitas

El director de Gallbo dijo que lo recomendable es que se acerque con un agente de seguros especializado y actualizado, para que le explique de forma clara los términos y condiciones.

De igual forma, se debe solicitar la póliza completa, carátula, condiciones generales, especiales y endosos para tenerlas a la mano en caso de cualquier situación.

[email protected]