En México, los rezagos en materia de educación financiera tienen como consecuencia que una parte de la población desconozca el uso correcto de diversos instrumentos, productos y servicios que el sector ofrece en el mercado, lo que en ocasiones trae como consecuencia afectaciones en el bolsillo de los mexicanos, de ahí la importancia de conocer y estar informados sobre todas las ofertas que las instituciones financieras tienen con sus usuarios, ello con el fin de tomar una decisión inteligente.

Tal es el caso de la tarjeta de crédito, un producto que muchas personas consideran como una extensión de su dinero, pero que no es más que un financiamiento que el banco le otorga, por lo que al utilizarla deben ser cautelosas.

De acuerdo con el Banco de México (Banxico), al segundo trimestre de este año se reportaron 28 millones 184,398 tarjetas de crédito vigentes en el país.

Si cuenta con un plástico de este tipo, pero por la crisis desea cancelarla es importante que tome en cuenta diversos elementos antes de hacer dicha acción.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recordó que al realizar este trámite con su institución financiera es posible que ésta intente convencerlo de desistir e incluso en ocasiones le pueden ofrecer atractivas promociones, por lo que la decisión es exclusiva del cliente, además de que el trámite de cancelación es totalmente gratuito.

Si se pregunta cuáles son las consecuencias de cancelar una tarjeta de crédito como usuarios de servicios financieros, la respuesta es: ninguna; sin embargo tome en cuenta que para llevar a cabo la cancelación el saldo del plástico debe estar en ceros, es decir no contar con algún movimiento a favor o cargo en contra, para ello podrá cerciorarse revisando su historial de movimientos.

Además, es importante que notifique a su banco o institución financiera la decisión de cancelar su tarjeta, en ocasiones las entidades solicitan la devolución del plástico, en caso de no contar con éste también deberá notificarlo.

¿Afecta mi historial crediticio?

De acuerdo con la comparadora de servicios financieros Coru.com, la cancelación va más allá de cortar la tarjeta y echarla a la basura, es toda una misión y conlleva un proceso necesario para que no afecte su historial crediticio.

“Al cancelar una tarjeta de crédito no se elimina de tu historial de crédito, ya sea positivo o negativo. Es decir, si tu comportamiento fue de buen pagador, tu buena reputación queda intacta e impactará en un buen puntaje; pero si te deshaces del plástico a causa de las deudas y tuviste un mal comportamiento crediticio, no se borrará el antecedente”, detalla.

La comparadora mencionó que para eliminar el antecedente por el mal comportamiento crediticio deben pasar al menos siete años.

Coru.com también refiere que cuando se cancela una tarjeta de crédito, el score crediticio considera el tiempo que lleva tu cuenta con una institución financiera.

“Si apenas inicias un historial crediticio y cancelas tu tarjeta, tendrás que empezar de nuevo. Caso contrario, si ya tienes una trayectoria crediticia sólida y estable, cancelar una tarjeta no sería tan ‘mal visto’ para tu historial financiero”, enfatizó.

Además, refiere que es importante considerar que la cancelación también podría afectar si utilizaba su tarjeta como una herramienta de financiamiento combinada con el salario, ya que, al cancelar, su crédito total disponible se limitará a lo que pueda pagar con efectivo.

Decisión informada

Antes de cancelar una tarjeta, es importante analizar si es necesario o si es por desventajas con solución e incluso si es el momento idóneo para hacerlo.

“Por ejemplo, si la cancelas porque el precio de la anualidad es alto y ya no quieres o no puedes pagarla, quizá sea conveniente dar de baja ese plástico y cambiarlo por uno que no cobre anualidad, aunque tenga intereses un poco más elevados”, dijo la comparadora de servicios financieros.

Entre las recomendaciones que brinda se encuentra el mantener la tarjeta si ya tiene algunos años con ella para conservar el historial que construyó y solo utilizar la tarjeta esporádicamente.

Durante el proceso de cancelación, ya sea en sucursal o por vía telefónica, la Condusef refirió que la institución financiera le deberá proporcionar un número de folio, comprobante o clave para confirmar la misma, de igual modo, si no tiene adeudo alguno y lo comprobó ante su banco, el contrato de la tarjeta deberá invalidarse al día hábil siguiente.

En caso de que tenga adeudos pendientes con su plástico puede liquidar el mismo para realizar la cancelación o también tiene otra alternativa: existe la posibilidad de realizar la cancelación y solicitar una transferencia de saldo a otra institución para pagar el adeudo; es importante que revise que la entidad donde piensa trasladar el saldo cuente con dicha opción.

finanzas.personales@eleconomista.mx