La pensión es fundamental para solventar nuestra etapa de retiro, por lo que si no tenemos acceso a ella, debemos conocer nuestras opciones, que básicamente son cotizar más tiempo al sistema de seguridad social al cual estemos afiliados (es decir, IMSS o ISSSTE) hasta reunir lo requerido, o bien tramitar un retiro por negativa de pensión.

Como su nombre lo indica, este trámite se da ante la imposibilidad de contar con una pensión por falta de semanas (IMSS) o años (ISSSTE) cotizados, según sea el caso, por lo que al trabajador se le da la posibilidad de retirar todos los recursos que se hallen en su administradora de fondos para el retiro (afore) en una sola exhibición, explicó Rolando Talamantes, coach financiero y especialista en Seguridad Social.

El especialista refirió que si bien las personas tienen la posibilidad de cotizar el tiempo que les falta, en ocasiones las condiciones no se presentan. “El reto para muchos es que a los 50 años ya no te contratan tan fácil, ya no se diga alguien de 60 años, que incluso quizá necesite recursos para completar necesidades básicas”.

De ahí que para muchas personas el retiro de recursos sea la mejor opción. Si bien hay requisitos similares para los afiliados a ambos sistemas, vale la pena revisar cada caso por separado.

RETIRO de recursos PARA AFILIADOS AL IMSS

Independientemente del régimen en el que se encuentren (es decir, por ley 73 y ley 97), los trabajadores de la iniciativa privada pueden pensionarse, de manera general, en dos modalidades: por cesantía en edad avanzada o por vejez.

La Ley de Seguridad Social establece que la pensión por cesantía en edad avanzada se obtiene al tener 1,250 semanas cotizadas y por lo menos 60 años de edad. A su vez, para tener derecho a una pensión por vejez, se requiere 1,250 cotizaciones semanales y tener cumplidos 65 años de edad.

Si no se cumplen estos requisitos, es probable que se le niegue la pensión al adulto mayor, y para retirar la totalidad de sus recursos, además de tener que estar afiliado a una afore, hay dos requisitos que el derechohabiente debe cumplir.

El primero es tramitar una negativa de pensión que se solicita al IMSS, la cual deberá presentar a la afore en original y copia.

El segundo requisito es contar con el expediente de identificación del trabajador, un documento que se solicita a la afore. Para que le sea entregado le solicitarán datos como su número de seguridad social, CURP, RFC, etcétera.

Es muy importante que este expediente esté actualizado y contenga sus datos biométricos (huellas digitales, voz y firma digital), dado que a partir del 15 de enero de este año es obligatorio que el expediente de identificación del trabajador los incluya.

Además de estos dos requisitos, se debe tener a la mano un estado de cuenta de la afore, así como un estado de cuenta bancario con clave interbancaria estandarizada (CLABE), de preferencia.

Una vez que se tenga la documentación, se debe presentar a la afore una solicitud de recursos llenada y firmada.

Al ser procesada la solicitud, la afore dará en una sola exhibición los recursos acumulados en la cuenta individual, un proceso que, a decir de la autoridad, toma alrededor de seis meses.

Cabe mencionar que este trámite está disponible tanto para el trabajador como para sus beneficiarios.

RETIRO de recursos PARA AFILIADOS AL ISSSTE

Para los trabajadores del Estado, hay dos regímenes para retirarse: el décimo transitorio o anterior a la Ley del ISSSTE 2007, y los que comenzaron a cotizar después de la Ley del ISSSTE 2007, mejor conocido como régimen de cuentas individuales.

Sólo quienes se hallen en el régimen de cuentas individuales pueden solicitar el retiro por negativa de pensión; según la Ley del ISSSTE, para el régimen décimo transitorio, la totalidad de los recursos sólo se aprueba cuando el trabajador cuente con una pensión o con 65 años de edad.

En este sentido, quienes no cumplan con los requisitos de alguna de las tres modalidades de pensión en el régimen de cuentas individuales (renta vitalicia, retiro programado o pensión garantizada), pueden solicitar el retiro por negativa de pensión.

Además de estar registrado en una afore, los derechohabientes deben hacer dos trámites para poder disponer de sus recursos.

El primero es la negativa de pensión, que se solicita a la afore y que se deberá presentar en original y copia.

Además, se debe presentar un expediente de identificación del trabajador —del cual ya hablamos en el caso del IMSS—, así como información personal como CURP, estado de cuenta de la afore y cuenta bancaria con CLABE.

Sin importar cuál sea su caso, Rolando Talamantes consideró que “lo más importante es que (los trabajadores) conozcan sus derechos de pensión, en qué régimen se encuentran y qué tipo de pensión pueden elegir”.

juan.tolentino@eleconomista.mx