Las compañías telefónicas como Telcel, AT&T, Movistar y Unefon deberán bonificar a los usuarios cada vez que su servicio o red de datos se vean afectados, informó la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

La dependencia señaló que dicha resolución entró en vigor a partir del 4 de septiembre pasado y obedece a modificaciones a la norma NOM-184-SCFI-2018, por lo que las empresas de telefonía deberán abonar a los clientes cuando se vean afectados por fallas en la prestación del servicio.

Durante el foro Empoderando al Consumidor en la Contratación de Servicios de Telecomunicaciones, el titular del procuraduría, Ricardo Sheffield Padilla, dijo que es muy frecuente que se caiga el servicio en ciertas zonas o en todo el país, lo que representa un costo a todas las empresas.

Destacó que con las modificaciones a la norma se busca proteger a los consumidores del sector de telecomunicaciones e indicó que la Profeco se encuentra lista para continuar empoderando a los usuarios de dicho sector.

El procurador expuso que hace unos días se cayó durante unas cuantas horas el servicio de dos empresas de telecomunicaciones; “entonces cuánto representan esas horas, carecer del servicio al costo que se paga”.

“Si se calcula (como empresa) que son 20, 40 o 60 pesos, no esperes a que el consumidor presente la queja, se lo tendrán que abonar; si como empresa sabe perfectamente que se cayó su servicio, no debe esperar a 18,000 o 1 millón de hashtags en redes sociales contra la empresa, de manera automática deberá bonificar la caída del servicio en la cuenta de cada usuario”, sentenció.

Destacó que con ello las compañías telefónicas se verán forzadas a dar un mejor servicio.

¿Qué es la NOM-184?

La NOM-184-SCFI-2018 obliga a los proveedores de servicios a registrar ante la Procuraduría Federal del Consumidor los contratos de adhesión bajo los cuales comercializarán sus actividades, y faculta a la Profeco para valorar que las penas sean razonables, recíprocas, equitativas y proporcionales, entre otros elementos novedosos.

A cuatro años de su creación, la Subprocuraduría de Telecomunicaciones de la Profeco ha atendido 118,626 reclamaciones, con un porcentaje de conciliación de aproximadamente 90 por ciento.

Los principales motivos de reclamación son: negativa del proveedor a entregar el servicio contratado, hacerlo de manera deficiente o cobrar productos o servicios no solicitados por el consumidor.