Se ha considerado a las mesas de regalo de las tiendas departamentales como una gran opción para que en cualquier tipo de evento, ya sea un bautizo, XV años o una boda, el o los festejados decidan lo que quieren como presentes y faciliten a los invitados la decisión.

Juan Manuel Ruiz nos comenta que su hija se casó y colocó sus mesas de regalo en las tiendas departamentales Liverpool y Palacio de Hierro. Algunos de los beneficios que las tiendas ofrecen es que el festejado puede recibir las aportaciones de los invitados y posteriormente canjearlos por productos de lujo, viajes, artículos de decoración e interiorismo o cualquier otro objeto de deseo.

Daniela, hija de Juan Manuel, decidió canjear sus regalos por una tarjeta. 

“El problema de monetizarlos es que te dan un vehículo digital, una tarjeta que no tiene los niveles de seguridad, una tarjeta de banda que cada que vez que compras algo con ella en las mismas tiendas, los vendedores ven el saldo de la tarjeta”, dijo Juan Manuel Ruiz.

 

Dijo que la información del saldo la pueden conocer los cajeros, durante la compra de algún producto. “Lo que le sucedió a mi hija es que tenía un saldo de 100,000 pesos en su tarjeta de la mesa de regalos de Palacio de Hierro; a la hora de comprar unas sillas, le dan el ticket y le dicen el monto que le queda en una especie de monedero electrónico. Días después regresa a comprar otro producto y le dicen tu tarjeta está en ceros”, explicó Juan Manuel Ruiz.

La familia afectada se dio a la tarea de solicitar la información con la tienda departamental, quien robó la información numérica de la tarjeta, realizó compras de tecnología, celulares y zapatos de caballero. 

“No es posible que un plástico que cuenta con X cantidad no esté respaldada, debe tener un valor y la seguridad como cualquier tarjeta de débito”, dijo el padre de la novia.

Daniela realizó el reclamo en la tienda y fue un viacrucis, así que pusieron en sus redes sociales y ahí los contactaron otras novias que habían sufrido el mismo modus operandi.

 

“Entiendo que hay un problema de fraudes en todas las empresas, pero aquí se acrecenta porque el plástico no tiene los candados de seguridad ni los procedimientos internos, afortunadamente se pudo recuperar”, concluyó Juan Manuel Ruiz.

[email protected]