A principios de junio Santander anunció un acuerdo con Farmacias del Ahorro para que esta cadena se incorporara como parte de sus corresponsales bancarios y con ello, los clientes de dicha institución financiera realicen diferentes operaciones, como depósitos y pago de tarjetas bancarias, en dichos establecimientos.

Aunque es muy común asociar a las tiendas de conveniencia como los principales corresponsales bancarios para hacer operaciones básicas, la realidad es que también existen otros comercios a los cuales acudir, esto representa un abanico de opciones en caso de requerir hacer algún movimiento financieros sin tener que acudir al banco.

Antes de usar este tipo de corresponsales es necesario revisar los comercios con los cuales el banco tiene convenio, ya que no todos ofrecen los mismos servicios o tienen acuerdos con las principales instituciones financieras. Por ejemplo, a partir de mayo pasado, los clientes de Citibanamex ya no podrán hacer ni recibir depósitos en tiendas Oxxo, excepto en el caso de Tarjetazo.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) define a lo corresponsales bancarios como los establecimientos comerciales donde se pueden realizar operaciones bancarias, los cuales tienen como objetivo acercar y ampliar los servicios bancarios, facilitar los trámites, depósitos y reducir tiempos al hacer transacciones bancarias.

A su vez, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) señala que supermercados, farmacias, restaurantes, tiendas departamentales y  oficinas de telégrafos también sirven como corresponsales y ponen a disposición de los usuarios algunos servicios que se realizan en sucursales bancarias.

Cifras de esta dependencia detallan que al primer semestre de 2020, se contabilizaron 49,113 establecimientos de este tipo en todo el país.

No aplica para todos

De acuerdo con la Condusef, cada corresponsal puede firmar uno o más contratos con distintos bancos o con sólo uno, de igual forma, las instituciones bancarias deciden las operaciones que los corresponsales pueden hacer, es decir, no todos ofrecen los mismos servicios u operaciones.

Gerardo Obregón, director general de la fintech Prestadero, señaló que lo anterior resulta contraproducente, ya que si el cliente quiere pagar algún servicio o depositar en una cuenta, puede resultar una limitante que cierto comercio no esté habilitado para ello.

Así como hay tiendas de conveniencia o farmacias que son corresponsales de muchos bancos, también hay que considerar que depende del banco tener convenio o no con estas corresponsalías. en este punto, corresponde al cliente qué buscar con quien tiene convenio su banco  para poder acudir a sus corresponsales.

“No es solamente que los corresponsales son brazos de todos los bancos, sino que cada banco tiene sus diferentes corresponsalías, también es algo que se debe validar”, insistió.

Por ello, invitó a los usuarios a que revisen las corresponsalías con las que trabaja su banco, así como las operaciones que se pueden hacer, y así, en caso de una emergencia, sepa a que tiendas o comercios acudir para hacer sus operaciones sin contratiempos.   

Respecto al tema de las operaciones, a decir del especialista, también el usuario debe cerciorarse sobre el tipo de transacciones a realizar en estos puntos de atención, ya que no todas las instituciones bancarias habilitan todas las operaciones básicas como pago de servicios, retiros, depósitos o el pago de créditos.

“Cuando no hay puntos de acceso como sucursales, es una comodidad para el usuario pagar en la tiendita de la equina. Hay muchas veces que los usuarios no tienen opción y es conveniente caminar a estos comercios. Incluso para muchos usuarios es más cómodo ir a la tiendita y pagar o retirar dinero, que ir a la sucursal bancaria y formarse y esperar su turno”, apuntó.

De acuerdo con el Panorama Anual de Inclusión Financiera 2020, elaborado por la CNBV, los depósitos son la principal operación que realizan los usuarios con 82%, seguido por el pago de créditos con 11%, retiro de efectivo con 5%, pago de servicios con 1%, y pago de contribuciones con menos del uno por ciento.

montserrat.galvan@eleconomista.mx