Algunas veces, al pagar con tarjeta de crédito o débito no solicitan que el usuario firme su voucher, pero ¿por qué?

Algunas transacciones no requieren de su firma dado que son parte del Servicio de Pagos Rápidos (Quick Payment Service), cuyo objetivo es agilizar las transacciones en los comercios, explica la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

En su publicación mensual “Proteja su Dinero”, la dependencia refiere que si una compra no excede 250 pesos, el tarjetahabiente automáticamente se vuelve acreedor al servicio de pagos rápidos y, por lo tanto, el cajero del comercio no le pedirá que firme el voucher.

“El servicio opera para tarjetas de crédito o débito de cualquier banco, sin importar que sean Visa o MasterCard. Es exclusivo para restaurantes de comida rápida, cines, teatros, estacionamientos, máquinas expendedoras, farmacias y gasolineras”, indica. No obstante, la comisión recuerda que aunque no soliciten su firma, le deben entregar un voucher o comprobante, el cual debe contener la oración “Autorizado sin firma”.

Asimismo, se recuerda que no todos los comercios hacen uso de este servicio, por lo que algunos podrían solicitar su firma sin importar que la compra sea menor a 250 pesos.

“Es importante que sepa que se estableció este monto para disminuir el riesgo de que alguien haga un mal uso de su tarjeta, ya que bajo este esquema, las instituciones financieras asumen los costos en caso de que su tarjeta de crédito caiga en malas manos”, agrega, citando información del Banco de México.

Si no reconoce un cargo, la Condusef exhorta a que presente su queja ante la institución financiera correspondiente para que puedan aclarar su situación. En caso de no recibir respuesta o que ésta sea desfavorable, se recomienda acudir a la autoridad.

“Recuerde que en caso de no estar de acuerdo con algún movimiento que aparezca en su estado de cuenta, tiene 90 días naturales a partir de la fecha de corte o, en su caso, del día en que realizó el cargo”, refirió la dependencia.

Por otra parte, la Condusef recordó la importancia de los vouchers, ya que ayudan a llevar el control de las compras que realiza.

“Es un documento que le sirve en el momento de realizar una aclaración ante el comercio o Banco. También le facilita el proceso al momento de hacer válida la garantía del producto que adquirió”, agrega, por lo que en caso de realizar una devolución, ya sea por otro producto o dinero, es necesario presentarlo.

Además, los vouchers sirven para verificar el valor de la compra, en caso de tener que demostrar su costo, ya sea por pérdida, robo o inclusive para que el seguro cubra el importe íntegro.

Para verificar el voucher que recibimos se debe comenzar por la parte de arriba, la cual se suele utilizar para imprimir el logotipo del comercio y la información fiscal del mismo como dirección, nombre, teléfono, etcétera.

Además, en el cuello, que se sitúa justo a continuación de la cabecera, se imprime el formato de los datos como: los artículos, la cantidad, descripción, código de artículo, costo, entre otros, y contiene el detalle de la venta realizada; artículo, cantidad, precio unitario y subtotal.

La parte final está conformada por la cantidad antes del total, la línea de total; en ella se imprime el importe de la venta en un tipo de letra grande y la cantidad después del total; en esta última normalmente se indican diversos datos de interés como el agente que ha atendido esa venta, fecha, hora, datos de la terminal punto de venta, etcétera.