Para los expertos, las mujeres han jugado un rol muy importante dentro de la economía familiar, debido a que en la mayoría de los casos son las encargadas de organizar y hacer que rinda el gasto.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, cuatro de cada 10 madres aportan recursos para el funcionamiento del hogar, 97% de ellas combina el trabajo con los quehaceres domésticos.

Para Old Mutual México, las  madres mexicanas destacan por su organización al momento de ahorrar, ya que priorizan objetivos a favor del cuidado de sus familias. Desde pagar a tiempo los servicios del hogar, la renta, comprar despensa, tarjetas de crédito hasta las celebraciones familiares y estar al pendiente de la escuela de los hijos son sólo algunos de los gastos que se deben cubrir mensualmente y hacer que alcancen los ingresos familiares, siendo todo un reto que las mamás han podido llevar a cabo en su totalidad mes con mes.

De acuerdo con un estudio realizado por Resuelve tu Deuda, de sus clientas madres de familia, siete de cada 10 utilizaron sus tarjetas de crédito para cubrir el gasto corriente del hogar y la alimentación, situación que las llevó a adquirir deudas promedio de 130,000 pesos.

Asimismo, en la encuesta se observó que las mujeres que se encuentran en matrimonio o son viudas son las que tienen montos de deuda más altos, incluso se encuentran arriba del promedio.

Kathy Quintero, vocera de la reparadora de crédito, precisó que cinco de cada 10 mujeres encuestadas también utilizaron su crédito bancario para solventar gastos relacionados con la educación de sus hijos.

“Curiosamente, las compras superficiales, que comúnmente se relacionan con las mujeres, aparecen con una tercera parte de las tendencias. Esto hace pensar que esta clase de gustos no es una prioridad en sus finanzas”, se puede leer en el estudio.

La mala experiencia con el uso de las tarjetas de crédito marcó a varias de las participantes, ya que 21% consideró que lo mejor sería no tener tarjetas de crédito, pero también dejaron algunos de sus consejos: no tener más de dos plásticos, fijarse muy bien en el uso que se le da a cada uno de ellos; revisar continuamente los movimientos de su tarjeta, no acumular intereses y volverse totalero.

Por otro lado, 16% de las madres encuestadas confesó haber caído en un impago por asumir responsabilidades que no implicaban un beneficio propio, sino que eran más un compromiso adquirido. Por ejemplo, aportar dinero ante la emergencia de algún familiar, cubrir los gastos de sus hijos aun cuando éstos ya son mayores de edad o convertirse en las cabezas de familia.

A nivel nacional, las deudas por enfermedad ocupan el cuarto motivo de impago y es uno de los que recae más en mujeres que hombres. Entre las madres, es la tercera causa de endeudamiento con 13% de respuestas.

“A pesar de que nuestras clientas llegan por distintos motivos a nosotros, hemos visto que la preocupación de su estatus financiero se agudiza cuando tienen personas que dependen económicamente de ellas. Por eso, nos interesó conocer las circunstancias bajo las cuales se endeudaron, ya que, si hablar de dinero es un asunto delicado, lo es más cuando es el referente para sus hijos”, comentó  Quintero, con motivo del Día de la Madre.

Asimismo, en el estudio se especificó que la mitad de las encuestadas comparte los gastos con su pareja u otra persona y el resto se desempeña como la cabeza de la familia, pues cubre la totalidad de la manutención por su cuenta.

Al cuestionarles si habían comentado con sus hijos el estado de sus deudas, 52% respondió afirmativamente. En contraste, entre quienes decidieron no comunicarlo, 67% argumentó que sus niños son muy pequeños para entender la situación, aunque muchos de ellos se dieron cuenta de los cambios en el consumo del hogar.

Dé el paso a la inversión

Por su parte, Angélica Marín Ballesteros, directora de Finanzas de Old Mutual México, explicó que actualmente existen varias maneras de contribuir a economizar, empezando con optimizar los recursos propios del hogar. Refirió que guardar un porcentaje importante para servicios como agua, luz, alimentos, etcétera, ayudará. El hábito del ahorro necesita constancia, se debe considerar siempre un porcentaje fijo de los ingresos para este rubro. La permanencia será un logro para el futuro y el de la familia.

“Es de suma importancia colocar la planeación financiera, así como el ahorro, como uno de los rubros principales del presupuesto familiar y personal de cada hogar mexicano. La mayoría de las mujeres tiene en su ADN el ahorro de corto y largo plazos, sólo tiene que aprender a aprovecharlo, definir metas financieras y convertirse en inversionistas con la ayuda de un experto financiero”, explicó Angélica Marín Ballesteros, directora de Finanzas de la firma.

Asimismo, reconoció que sólo incrementando el conocimiento de los productos y servicios financieros que existen en el mercado las madres podrán realizar una toma de decisiones de inversión más eficiente y planeada.