La gente tiene mucho miedo a las sociedades de información crediticia como Buró de Crédito o Círculo de Crédito. Piensan que estar en el Buró es algo malo, cuando en realidad no es así.

Todos los que tenemos o hemos tenido un crédito, o bien contratado un servicio que se ofrezca a crédito (por ejemplo, telefonía celular o televisión de paga, ya que la factura se paga días después) tenemos un reporte en las sociedades de información crediticia. En estas empresas, Buró de Crédito o Círculo de Crédito, se concentra la información reportada por los otorgantes de financiamiento.

Los datos que se reportan son nuestros datos generales, además de todas las líneas de crédito que tenemos a nuestro nombre, la fecha de apertura, el límite de crédito, el saldo actual, el pago mínimo y el comportamiento de pagos de los últimos años.

La gran diferencia es cómo estamos. Si siempre pagamos puntual, si manejamos nuestros créditos de forma correcta, nuestro historial puede ser ejemplar y eso puede abrirnos muchas puertas.

hoy en día se pueden conseguir préstamos personales a una tasa menor a 10% anual, pero son ofertas que ciertos bancos (no todos) envían sólo a sus mejores clientes: aquellos que tienen un gran historial y cuentan con capacidad de pago, pero que además han hecho uso responsable de los demás productos (ejemplo: tarjeta de crédito) con dicha institución.

El resto se tendrá que conformar con préstamos de nómina caros, a tasas que pueden exceder 30% anual.

En cambio, si nuestro historial es negativo, si se observa irregularidad en nuestro comportamiento o bien tenemos una gran cantidad de créditos abiertos (lo cual impacta en nuestra capacidad de pago para un nuevo crédito), se nos pueden cerrar muchas puertas.

Y si además hemos causado un quebranto al sistema financiero (a través de negociar quitas), éstas se pueden mantener cerradas por muchos años.

Por eso es tan importante construir y mantener un buen historial crediticio. Pero además hay otros factores determinantes:

Nuestro reporte crediticio y el score que lo acompaña pueden tener influencia en la prima de nuestro seguro de auto.

Aunque no lo parezca, hay una alta correlación entre la calificación crediticia y la probabilidad de sufrir un accidente.

Algunas empresas, para ciertas posiciones que requieren acreditar solvencia moral, solicitan autorización para consultar el reporte del Buró. Un mal historial puede hacernos perder una gran oportunidad laboral.

Muchas plataformas que ofrecen préstamos de persona a persona, a condiciones mucho más ventajosas que la banca tradicional, únicamente autorizan solicitudes a quienes tienen un sólido historial. Suelen rechazar cerca de 90% de las mismas.

Ahora bien, todos podemos consultar de manera gratuita, una vez al año, nuestro reporte especial de crédito (podemos pedirlo más veces, pero implica un costo pequeño).

Hacerlo es importante porque así sabemos cómo ha sido reportado nuestro historial y, en caso de errores, podremos corregirlos.

Junto con el reporte se nos envía las instrucciones y el formato para hacerlo, el cual debemos llenar de manera cuidadosa, siendo muy específicos acerca de lo que está mal y qué acción correctiva estamos esperando.

Las sociedades de información crediticia tienen que enviar nuestros argumentos a los otorgantes que cometieron esos errores para que los aclaren. Éstos tienen 29 días naturales para dar respuesta. La resolución se nos presenta por escrito e incluso se nos comparte las pruebas aportadas por los otorgantes en caso de que la respuesta sea negativa.

El proceso es muy transparente. Si la respuesta es positiva, desde luego, quedamos satisfechos, pero, si no lo es, se nos dice las razones, se nos aporta documentos al respecto, lo cual nos permite entender mejor la situación, y se nos brinda la oportunidad de hacer aclaraciones posteriores.

Suscríbete a https://PlaneaTusFinanzas.com y obtén de manera gratuita el mini-curso Los Seis Pasos para Alcanzar tu Libertad Financiera .

Twitter: @planea_finanzas