Abril es el mes en que las personas físicas presentan su declaración anual. Hace unos días, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) anunció una prórroga de un mes para que los contribuyentes cumplan con esta obligación fiscal.

Al momento de cumplir con esta obligación es común cometer algunos errores al llenar este documento, por ello es importante saber cuáles son ese tipo de equivocaciones para evitar cometerlos y tener problemas con la autoridad fiscal.

Luis Velasco, estratega contable de Aspel México, indicó que uno los principales errores que comenten los contribuyentes es que no revisan sus datos generales ni tampoco los montos de sus deducciones. Incluso, alertó que presentar la declaración con errores puede ser motivo de multas y recargos.

Uno de los errores que más cometen los contribuyentes es que desconocen si están obligados a presentar su declaración. Por ejemplo aquellos contribuyentes que durante el año anterior no tuvieron otros ingresos adicionales y con salarios menores a 400,000 pesos no están obligados a cumplir con este ejercicio.

“Solamente cuando tienen ingresos por honorarios, tienen un pequeño negocio alterno a los sueldos; en esos casos, la ley específica que tienen la obligación de enviar la declaración anual”, especificó. 

Otro de los errores que más se cometen es que muchos contribuyentes no verifican ni revisan las deducciones personales que ya están precargadas, previo al envío de su declaración y no se toman el tiempo de cotejar que los datos presentados estén relacionados con sus ingresos y datos generales. 

También existen algunos trabajadores que tienen más de una forma de generar ingresos, pero no tienen un registro o un control de los ingresos que perciben, por lo que al presentar la declaración tienen problemas para que las cifras les cuadren.

“A veces los contribuyentes no cuentan con un adecuado control de su información fiscal, a veces no tienen disciplina de llevar sus datos en una hoja de Excel o en algún reporte de todo lo que ha generado de ingresos de cada una de sus actividades”, alertó.

Mientras que en temas técnicos, de acuerdo con Velasco, los contribuyentes no se fijan en cuál es el tipo de navegador de Internet adecuado para enviar la declaración ya que, aunque se puede enviar electrónicamente, se requieren ciertos requisitos técnicos para ello.

“Al querer enviar su declaración, el contribuyente no se da a la tarea de checar la última versión del explorador. Hacienda insiste en utilizar cierto tipo de navegadores, pero por lo general pide que sea la última versión para que no haya problemas con el envío”, afirmó.

De acuerdo con el SAT, otra de las equivocaciones que más cometen los contribuyentes es pagar sus impuestos después de la fecha límite sin los recargos y actualizaciones correspondientes. Es decir, efectúan el pago sin agregar el monto correspondiente a los recargos ni a las actualizaciones.

“El monto de las contribuciones omitidas se tiene que actualizar por el transcurso del tiempo. Esto se debe a los cambios de precios en el país. Para hacer esto se tiene que aplicar un factor a las cantidades que se deben actualizar”, establece el artículo 17-A del Código Fiscal de la Federación.

A tiempo y sin fallas

Para no caer en este tipo de situaciones, a consideración de Velasco, se debe acudir con un contador para revisar la situación de cada contribuyente y saber qué obligaciones fiscales debe cumplir. De igual forma, un contador ayudará a poner un orden respecto a los comprobantes fiscales y deducciones personales realizadas en el año.

También recomendó contar con todos los datos y documentos actualizados y en orden, así como corroborar que toda la información que está precargada en el SAT corresponda con sus recibos de nómina y comprobantes fiscales; de igual forma, indicó, se debe  enviar a tiempo este ejercicio y no esperar a que se acerque más la fecha límite. 

Corrija su información

¿Y qué pasa si se envió la declaración con información errónea? En caso de haber cometido alguna falta o impresión errónea en sus datos, el estratega contable de Aspel indicó que la información se puede corregir.

De acuerdo con el artículo 32 del Código Fiscal de la Federación, el contribuyente puede modificar su declaración hasta tres veces, siempre y cuando el SAT no haya ejercido facultades de comprobación.

montserrat.galvan@eleconomista.mx