Tener un celular para estar conectado, especialmente un smartphone, antes era considerado un lujo, pero gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías ahora es mucho más accesible tener un dispositivo de este tipo.

Para ayudar a aquellos usuarios que no cuentan con un plástico o no tienen liquidez para comprar este tipo de celulares, Bodega Aurrera y la fintech PayJoy firmaron un convenio de colaboración para ofrecer este tipo de dispositivos.

El propósito de la colaboración es que cada vez más personas tengan acceso a un smartphone por medio de un crédito de la tienda, sin importar que no cuenta con una tarjeta bancaria.

Los clientes que decidan aprovechar este servicio sólo necesitan tener una cuenta de Facebook activa y PayJoy se encargará de poner a su disposición todo el financiamiento a diferentes plazos.

La empresa controlará su dispositivo, gracias a su tecnología Lock, la cual podrá limitar el uso de su celular en caso de que deje de pagar.

En caso de que se atrase con sus mensualidades, la empresa sólo le dejará realizar llamadas de emergencia o contacto con el centro de atención, esto hasta que se realice el pago, pues una vez que los adeudos sean liquidados, el sistema Lock se libera y el smartphone vuelve a funcionar con normalidad.

PayJoy es una compañía fundada en el 2015 dedicada a ofrecer créditos para adquirir este tipo de dispositivos a créditos en efectivo y financiamiento para celulares a personas en mercados emergentes alrededor del mundo. Tiene presencia en Estados Unidos, India, Indonesia y Sudáfrica.

Aumenta uso de smartphones

De acuerdo con un estudio de la consultora The Competitive Intelligence Unit, hasta la primera mitad del 2019 en nuestro país se contabilizó un total de 120.4 millones de líneas móviles, de los cuales 88.7% correspondió a smartphones.

En total, 56% de la población mexicana posee un teléfono inteligente que se encuentra dentro de la clasificación de gama media.

La proporción de usuarios con smartphones de gama alta ascendió a 8%, mientras que la gama media aumentó de 49 a 52%, lo que significa que los usuarios mexicanos tienen una clara inclinación hacia los dispositivos de dichas características.

En conjunto, las gamas alta y baja cubren conjuntamente 60% del mercado total, mientras que dos años atrás era la gama baja la que alcanzaba esa proporción. Esto confirma el esfuerzo presupuestal de los consumidores, por contar con equipos más poderosos tecnológicamente hablando.

El documento reveló que 41% de los encuestados gastó un máximo de 6,000 pesos, mientras que 15% de las personas desembolsó hasta 10,000 por un equipo.

En tanto, el estudio “Hábitos de los consumidores móviles en México 2019” realizado por la consultora Deloitte, en nuestro país el acceso a smartphones registró un aumento a tasas altas, ya que, en el 2018, 89% de los encuestados tenía acceso a un celular inteligente, mientras que en el año pasado creció a 92%, convirtiéndose así en el dispositivo más utilizado por los consumidores en el país.

[email protected]