En el camino hacia la equidad de género, aún existen diversas barreras y obstáculos; sin embargo, se han sentado las bases para fortalecerlo, y en el campo de la inclusión financiera no es la excepción, debido a que aún existe una brecha salarial que impide que las mujeres cuenten con los mismos servicios que los hombres tienen.

En este sentido, de acuerdo con el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), la participación laboral de las mujeres y otros factores, afectan directamente a su inclusión financiera en México, y en el mundo en general.

“La desigualdad de oportunidades que implica la brecha de género se extiende a la capacidad de acceso de las mujeres al sistema financiero, lo que, aunado a las características del comportamiento que—en términos generales— tienen las mujeres con respecto al manejo de sus finanzas, les hace ser más vulnerables que los hombres en materia de su economía”, refirió.

Por su parte, Leticia Armenta, economista del Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México, añadió que en algunas ocasiones uno de los grandes problemas a los que se enfrentan las mujeres al momento de buscar algún producto es el lenguaje que éste maneja.

“Por un lado, tendría que profundizarse el tema de la educación, muchas veces todos los aspectos financieros se vuelven lejanos a la población, porque el lenguaje financiero no es accesible”, expuso.

Además, añade que otra variable radica en la confianza hacia las instituciones financieras, por lo que recurren al uso del efectivo en lugar de otros productos.

“Hay personas que, a pesar de tener ciertos grados de educación, aún así no tienen la confianza de mantener sus recursos en las instituciones bancarias, de tal manera que prefieren hacer uso del efectivo”, dijo.

[email protected]