Supongamos que somos directores generales de una empresa. Nuestro objetivo más importante es obtener utilidades en la operación, para así incrementar el patrimonio de nuestros accionistas. Entonces, finalizada la gestión anual, uno no podría decirles: No generamos patrimonio este año. Tuvimos muchas ganancias, pero no sabemos qué pasó con ellas .

En una situación así, ellos reaccionarían de manera tajante: seríamos destituidos e incluso -dependiendo de la gravedad- podrían llegar a demandarnos.

Ellos se preguntarán: ¿por qué pasó eso? ¿Por qué no hubo un plan de acción? ¿Por qué la compañía no tuvo control sobre sus flujos de efectivo?

Pues bien, esto mismo le pasa a muchos mexicanos en el manejo de las finanzas de su hogar: muchos no saben adónde se fueron los ingresos que generaron durante el año, simplemente porque no tienen un control de su flujo de efectivo.

Mientras mejor lo hagamos, podremos encontrar más y mejores formas de tener dinero disponible para ahorrar, invertir y construir un patrimonio.

Pequeños placeres

Desafortunadamente muchas personas tienen la noción equivocada de que la única forma de lograr sus metas financieras es a través de un buen apretón del cinturón, es decir, por ahorrar unos cuantos pesos aquí o allá, por no gastar en pequeñas cosas.

Es cierto que cortar esas pequeñas cosas, sobre todo en situaciones difíciles, nos puede generar un buen ahorro.

Sin embargo, quitar esos pequeños placeres de nuestra rutina no es el objetivo de la planeación financiera, sino por el contrario: mejorar nuestra calidad de vida.

Por eso debemos enfocarnos en aplicar algunas de las tácticas y estrategias de manejo de flujo de efectivo que algunas compañías exitosas usan.

Tratar de tomar decisiones financieras más acertadas e inteligentes, relacionadas con las cosas más grandes: los impuestos, el manejo de deudas, la compra de automóviles y bienes raíces, etcétera, por nombrar algunas.

Los pagos de créditos automotrices e hipotecarios y los de tarjetas de crédito pueden significar varios miles de pesos al mes.

Ganando incluso un pequeño porcentaje de intereses sobre estos montos puede generar una cantidad importante de efectivo potencialmente destinado a inversión en el año.

Enfoque para pagos

Un buen enfoque de manejo de flujo de efectivo para el pago de cuentas es simple:

Oportunidad. No pagar muy pronto ni muy tarde, sólo a tiempo. Uno puede aprovecharse del periodo de gracia: el periodo entre la fecha de corte de nuestra cuenta y la fecha límite de pago cuando el dinero que debemos puede estar ganando un interés de corto plazo.

Debemos guardar el efectivo, mientras no tenemos que pagarlo, en una cuenta que nos brinde liquidez y rendimientos reales como una sociedad de inversión en instrumentos de deuda de mercado de dinero en lugar de hacerlo en cuentas de cheques o de ahorros que no nos darán nada.

Sincronizar. Aunque nuestras tarjetas de crédito, pagos de luz, teléfono, renta, etcétera tengan diferentes fechas de pago, una alternativa para los olvidadizos puede ser sincronizarlos con el fin de tener sólo una o dos fechas al mes para realizar pagos.

Para esto, podemos aprovechar el cargo automático de diferentes servicios: teléfono, televisión de paga o incluso colegiaturas de algunas instituciones a nuestra tarjeta de crédito, lo que disminuirá sensiblemente las preocupaciones.

Programar. Distribuir nuestro ahorro mediante un presupuesto. Muchas personas al hacer su presupuesto suelen olvidar el componente del ahorro. Piensan que si logran cumplir el presupuesto tendrán dinero a fin de mes. Sin embargo, el ahorro debe ser considerado como un pago, es decir, similar a pagar la luz.

Si cada mes ponemos un monto en nuestro presupuesto para el ahorro y lo depositamos en una cuenta separada en el momento en que recibimos un ingreso, lo que sobre a fin de mes puede ser utilizado como un incentivo, como un pequeño premio a nosotros porque logramos cumplirlo.

Optimizar. No perder dinero pagando intereses ordinarios o moratorios al utilizar nuestra tarjeta de crédito como una alternativa de pago para manejar el efectivo.

Te invito a que me envíes tus preguntas, dudas y comentarios a través de mi página en Internet: www.planeatusfinanzas.com