Los malos hábitos financieros generan pérdidas financieras que pueden alejarlo de sus metas personales y que, además, podrían comprometer su patrimonio.

De acuerdo con la Condusef, cerca de 40% de la población no ahorra y quienes lo hacen utilizan mecanismos informales que no les generan ningún rendimiento y pueden resultar contraproducentes.

En un comunicado, Alejandro Saracho, experto en finanzas personales, dijo que es importante reconocer aquellos hábitos financieros negativos que pueden estar descontrolando sus finanzas personales y, por consiguiente, alejándolo de su libertad financiera.

“Tal vez no se ha percatado de los malos hábitos le están generando pérdidas monetarias, alejándolo de sus metas personales y de su libertad financiera. No se trata de cuánto gana, sino de qué hace con su dinero cuando aún está en sus manos”, enfatizó.

El especialista indicó que un hábito negativo es ser irresponsable al momento de comprar y gastar todo nuestro capital en artículos que no son tan necesarios, por lo que recomendó llevar un registro de cómo cubrir los gastos que debe pagar mes a mes de manera puntual.

Un segundo error, destacó, es gastar lo que no se tiene y recurrir al llamado tarjetazo; muchos usuarios piensan que el dinero de la tarjeta es una extensión de su salario, cuando en realidad están utilizando el dinero del banco, por lo tanto, lo querrán de vuelta con intereses.

“Si no es muy bueno manejando la tarjeta de crédito, lo mejor es limitar o evitar por completo su uso”, expresó.

No contar con un presupuesto es uno de los desaciertos más comunes de los usuarios, porque al no saber cuánto gasta y en qué, puede ocasionarle muchos problemas al final del mes, pero si destina cada peso a algo específico y lleva un registro diario, será más fácil cumplir con sus obligaciones y sus metas.

El experto financiero destacó que otro de los errores más comunes es solamente pagar el saldo mínimo de la tarjeta, motivo por el cual el usuario tardará años en liquidar la deuda que tiene con su banco.

“Es importante que pague, de preferencia, el total para no generar intereses, si no puede pagarlo todo, mucho mejor, pero si no, pague mucho más del mínimo”, aconsejó.

Uno más, expuso, es no invertir su dinero y dejarlo estático, pues muchas personas tienen la idea errónea de que el dinero está mejor bajo el colchón, sin embargo, mantener el capital estático puede disminuir su valor debido a la inflación.

“Colocar el dinero en un vehículo de inversión que nos genere rendimientos es una opción gratificante, los Cetes son un vehículo muy seguro que genera rendimiento desde 100 pesos”, afirmó.

Agregó que no tener definida una meta puede ocasionar que gaste compulsivamente en cosas que no necesite, por lo que siempre es mejor establecer metas que le ayuden a construir un patrimonio o experiencias como un viaje, el enganche para un coche o rentar un departamento, los cuales pueden ser motores para ahorrar y así ver cumplidos sus sueños a mediano y largo plazos.