Algunos especialistas en finanzas personales coinciden en que no hay mejor inversión que la que se hace en ladrillos, refiriéndose a los bienes raíces. Comúnmente, el mercado inmobiliario suele ser una buena opción para conservar el valor del dinero con atractivos rendimientos, y en la búsqueda por diversificar el patrimonio, algunas personas se interesan por propiedades más allá de las fronteras.

Mercados inmobiliarios como el estadounidense resultan atractivos por manejarse en dólares en un entorno consolidado, pero ¿cómo participar en estas inversiones, específicamente sin tener que adquirir una propiedad en su totalidad? Desde el punto de vista de los expertos, hay principalmente tres formas: mediante capital de riesgo; a través de los real estate investment trusts (REIT), y mediante crowdfunding inmobiliario.

Private equity

Uno de los principales productos para invertir en bienes raíces, sobre todo en Estados Unidos, es el private equity, también conocido como capital de riesgo, el cual se conforma por asociaciones que invierten en empresas privadas.

En el esquema de private equity hay una parte que maneja el negocio y otra que se conforma por el resto de los inversionistas, e invierten en varias industrias como bienes raíces comerciales, industriales y habitacionales, explicó Alex Anderson, miembro de CFA Institute.

El especialista consideró que ésta es una de las mejores maneras de invertir en bienes inmuebles porque es privado, ya que se tiene una propiedad que está en manos privadas y hay mas control sobre el inmueble.

Asimismo, estos proyectos pueden centrarse en inmuebles de determinadas características (por ejemplo, en el ámbito hotelero de lujo), o bien, en una propiedad en específica.

Hay que tener en cuenta que los prospectos que contemplan varios inmuebles conllevan un menor riesgo y rendimiento, mientras que la volatilidad en un proyecto dedicado a un solo bien raíz es más alta, pero también lo son los rendimientos, por lo que puede haber rendimientos hasta de 15%, según Anderson, contemplando plazos largos, de seis a ocho años.

Reit y crowdfunding

Por su parte, los REIT, que son el equivalente a los fideicomisos de infraestructura y bienes raíces (fibras) en México, son fondos constituidos como fideicomisos que invierten en propiedades de todo tipo hoteles, industrial, edificios de oficinas, centros comerciales, etcétera.

Una ventaja de los REIT (a los cuales se puede acceder mediante el Sistema Internacional de Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores) es que son títulos públicos y se pueden comprar desde 1,000 dólares.

No obstante, el especialista de CFA Institute refirió que por estar listado en el mercado de valores y por ser un título público, un REIT acaba tomando características más propias del mercado de valores que de bienes raíces, por lo que tiene muy alta volatilidad, razón por la cual no es una opción si se busca una postura más conservadora. En Estados Unidos, según el experto, pueden dar rendimientos anuales de 8 a 9 por ciento.

“Gran parte de los bienes raíces se trata de proteger y conservar el valor del dinero contra la inflación, es un producto que se relaciona mucho con la inflación; los REIT sirven para fondos de inversión o prospectos de largo aliento”, agregó.

Una estrategia que podría usar, según el especialista, es optar por un producto que replique un REIT (tracker), o bien, optar por un REIT que a su vez invierta en varios fideicomisos alrededor del mundo. Estos esquemas no darán tantos rendimientos, pero sí mitigarán el riesgo.

Por último, el crowdfunding (o fondeo colectivo) inmobiliario, lo que adquiere el inversionista es una participación, y funciona prestando a un desarrollador para que éste construya un inmueble (deuda), o bien, adquiere una parte de éste, el esquema de capital.

Plataformas como M2CROWD, Prodigy Network e Inverspot ofrecen la posibilidad de invertir desde 2,000 dólares en proyectos en el extranjero a través de este esquema, con rendimientos que varían en función del esquema por el cual se opte.

“El beneficio principal del crowdfunding es la flexibilidad de los montos de inversión (...) Está destinado a gente que quiere diversificar, no sólo en dólares y en México, sino también su portafolio en otros modelos y países”, explicó David Agmon, director y fundador de Inverspot.

Aunque los rendimientos se ubican por arriba de 18% en ocasiones, hay que tener en cuenta que es un esquema de largo plazo, por lo que se requiere mantener el capital invertido por lo menos tres o cuatro años, dependiendo del caso.

Recuerde que lo más importante al elegir una alternativa es optar por una inversión a la medida de sus necesidades.