¿Qué es una fianza? Quizá en este momento no sepa contestar. Tal vez sea necesario que esté sobre una cama de concreto, sufriendo de frío, padeciendo sed y hambre al interior de una celda y soporte constantes amenazas de que irá al reclusorio por haber cometido alguna imprudencia. O simplemente porque la requiere para rentar un bien inmueble o cumplir con un contrato de construcción.

La fianza es un contrato que se adquiere con una empresa afianzadora y ésta se compromete a cumplir una obligación de diversas índoles como: salir de un problema judicial, arrendar un bien inmueble, asegurar el cumplimiento de un contrato, ampliar y cerciorar la confianza hacia el personal laboral y hasta garantizar la entrega de un objeto de valor en perfectas condiciones.

Marco Carrera, vocero de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), comentó que adquirir una fianza es dar certeza y precaución frente a un riesgo económico.

Tranquilidad de que las obligaciones de un contrato sean cumplidas, a pesar de que exista el riesgo de que el contratante (fiado) no pueda cumplirlas , expresó.

La garantía de la fianza se logra pagando una prima, que es la cantidad que debe otorgar por la adquisición de una póliza de fianza, en la que se incluyen gastos administrativos, impuestos y un margen de utilidad para la empresa.

El precio de una fianza depende del monto por el que la afianzadora está dispuesta a respaldar el tipo de contrato que se realice el contratante , aseguró Carrera.

Gerardo Castillo, secretario ejecutivo de la Asociación de Compañías Afianzadoras de México (Afianza), aseguró que se debe tener claro para qué necesita el recurso y cómo se llevará a cabo el contrato, ya que existen diferentes tipos de fianzas.

Para saber más sobre el tema, es recomendable que solicite información a la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) y que se cerciore de que la afianzadora que pretende contratar esté bien reglamentada, para que tenga la total seguridad de que su registro es legal, además de acudir a varias afianzadoras para que compare precios de primas.

ESCOJA BIEN A LA EMPRESA

Gerardo Castillo, secretario ejecutivo de la Asociación de Compañías Afianzadoras de México (Afianza), comentó que se debe buscar y conocer bien la compañía afianzadora a la que se va a contratar.

No hay una institución que las regule o que marque un límite máximo para el cobro de la prima, por lo que recomiendo observar y preguntar en más de una afianzadora para saber cuál es la más conveniente y cuál es la que se acerca a sus necesidades , dijo.

Marco Carrera, vocero de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), aclaró que las fianzas son reguladas, básicamente, por la oferta y la demanda del mercado, además de que la prima va asociada siempre con el nivel de riesgo de lo que se quiere afianzar.

Por lo anterior, existe un abanico muy amplio de empresas afianzadoras y es recomendable estar siempre muy atento a lo que va a contratar , argumentó.

TIPOS Y CARACTERÍSTICAS

Fianza de fidelidad: garantiza a un empleado que fue acusado por su patrón de haber cometido un delito en su empleo como robo, fraude, abuso de confianza y peculado.

Fianza judicial: garantiza las obligaciones de una persona que está en un proceso judicial para que lo siga bajo libertad condicional, condena condicional en procesos penales, daños y prejuicios en procesos civiles.

Fianza de crédito: garantiza el pago de una determinada suma de dinero que haya solicitado a una institución financiera.

Fianza administrativa: garantiza el cumplimiento de una obligación, por ejemplo, si usted quiere rentar un bien inmueble, le serviría para garantizar el pago de las rentas, o si es dueño de una firma de mudanzas y requiere transportar algo caro, puede afianzarse y respaldar el costo del artículo.

RECOMENDACIONES PARA CONTRATAR UNA AFIANZADORA

Pregunte a la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) si la empresa afianzadora que quiere contratar está autorizada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Comparar el costo de la prima entre varias afianzadoras.

Investigar a qué afianzadora se contrata y cuáles son las condiciones a las que se apega al firmar la póliza de fianza.

Siempre estar conscientes de que está afianzado y nunca creer que la fianza es la solución a sus problemas o a su contrato firmado.

Respetar y cumplir el contrato.

Informarse si lo que usted requiere es una fianza o un seguro, ya que estos dos recursos pueden confundirlo.

Acercarse a la CNSF para aclarar dudas y preguntas.

También puede acercarse a la Condusef, con el objetivo de obtener información y ayuda para contratar alguna afianzadora.